Capileria – Veleta – Capileria 2013

Capileira – Veleta – Capileira. M3K 2013 from Los Mastrinkais on Vimeo.

Versión en Full HD https://vimeo.com/75281647

Un año mas toca subir al Veleta desde Capileira. Después de retrasarlo un par de veces se me habían quitado un poco las ganas de subir pero “las niñas” querían ir así que, ale, a madrugar.

A las 4:30 de la mañana suena el despertador y a mi lado… coño, si ya se ha levantado! Preparamos todo y vamos en busca de Bichito, Alfonso, Dani y Eustaquio que habían subido el día anterior.

Llegamos a Capileira puntuales y allí estaba en grupo con la típica cara de haber cerrado unos cuantos bares la noche anterior. Sugiero a “las niñas” que suban hasta la barrera con el coche para quitarse un poco de dureza y kilómetros pestosillos.

Empezamos a subir y Alfonso es el que mas acusa la factura de la noche anterior. A pesar de que se habían prometido todos el subir junticos, Alfonso se empeñaba en ir contra corriente y se dejaba caer mas y mas para no ir con el grupo jeje.

Llegamos a la barrera y el guarda nos advierte de que no salgamos de la pista que son 3.000 eurazos de multa. Mientras lo dice, un grupo de guiris sube con sus bicis de 180mm o mas de recorrido y sus protecciones, cascos integrales, pantalones de pallasos… are you going? decía el guarda. Los otros, se hacían el sueco. ¡Pensaran estos que me he caído de un pino! y se fue dentro de la garita (imagino que a avisar a la persona que tuviera que darles caza).

Nosotros a lo nuestro, reagrupamos y en cuanto llega Alfonso, ale, parada del ioputa. Bichito y yo vamos tirandillo como si del Comandante se tratase y damos caza a las “niñas” poco antes de la Caldera. Van bien pero aún queda muuuuucho. El Bicho no deja de repetir que va mal, que no vuelve, blah blah blah, ya lo conocéis. Llegamos al nevero y hay que andar… y luego escalar. Y casi esquivar a dos señoritas que querían arrollar al Bichito. Finalmente no hubo contacto.

Pasamos este penúltimo escollo y vamos a la cara norte donde parece que has llegado pero… por los cojones. Toca subir esas cetas, primero asfalto, luego pista pedregosa, bueno, ya sabéis, escalada tipo al fino de lo imposible. Llegamos finalmente y nos hacemos un hueco entre los domingueros (como nosotros) que están arriba. Fotos, whatsapps, y el frío que se le mete en los huesos al Presi. Se tiene que ir para abajo o se queda hecho un cubito. Yo decido esperar a los demás por aquello de las fotos y tal, pero a los 5m me entra la tiritera y bajo. Por suerte estaban llegando todos y todas juntos en ese mismo momento así que a retratarse en grupo (habrá que hacer photoshop para el presi).

La bajada se hace lenta, algún pinchazo, incluso una granizada en la niebla. Si, en la niebla que según Eustaquino ni llueve, ni nieva ni graniza. Pero a nosotros si que nos granizó. Ahh, Eustaquio, no me has dicho cuál es la diferencia entre niebla y nube.

El tercer tiempo corto, pero con sus refrescos de cebada, algún limpia metales y los platos alpujarreños.

Se ha echado en falta a mucha gente fija otros años.

Ahh, comentar que la bici de Eustaquio, la que fuera bici de Víctor durante… 5 años? ha subido por primera vez al Veleta. Ha tenido que ser un hombre de Almócita el que la llevara.

Y bueno, enhorabuena a las niñas (Angeles y Ana) que han conquistado a la primera el Veleta. No como otros… Carlitos! jeje