Colativí – Comilona en el cortijo de Diego edición 2013

En espera de la crónica y del resto de fotos, aquí os dejo las mías:

Y las de Dani/Congrio

Quedada Cortijo Diego 2013 from Los Mastrinkais on Vimeo.

Crónica de Cristina

Como lo prometido es deuda, a continuación os relato mi crónica, estrenándome en este arte.
Al principio todo transcurrió con absoluta normalidad, preparativos matutinos, desayuno para prepararse para la ruta, etc…Nos ponemos en marcha en busca del cortijo de Diego, al salir de la autovía el GPS nos indicaba una dirección pero Jaime (que no sabía tampoco muy bien donde estaba el cortijo), decide no hacerle caso al GPS y tirar por donde cree que es, afortunadamente nos encontramos por el camino al Vitel y a Inma, que nos guían hasta el punto de encuentro. Una vez allí, ya se nota el buen ambiente y se intuía lo que luego se confirmó, un gran tercer tiempo, al que haré mención posteriormente.

Nos preparamos para iniciar la ruta. Salimos todos juntos, al poco se dividen los caminos y los de la ruta larga tirarán por un lado y los de la corta por el otro, por un momento pienso en hacer la corta, pero pienso: “voy a consultar con los expertos a ver qué me dicen”, el resultado de la consulta resulta positiva y me animan a hacer la larga, así que voy tirando…pronto, como es natural, me alcanzan y tiran, quedándose conmigo Jaime, después de hablar sobre la decisión tomada, decidimos parar para “discutir la estrategia de subida hacia el Colativí”, al borde del abandono, decidimos continuar hacia arriba. La ascensión transcurrió un poco tensa, pero llevadera. Las sensaciones fueron mejorando a medida que íbamos subiendo, (con unas pequeñas ayudas por parte de Jaime, ¡jijiji!).

A falta de unos 200 metros aproximadamente, a Jaime le suena el móvil, era el Congrio que ya habían coronado, que cuanto nos faltaba, en breve conseguimos llegar a las faldas del Colativí, allí nos estaban esperando Paco y Congrio, a los cuales agradezco dicho gesto. Nos abrigamos con todo lo que llevábamos y nos preparamos para la bajada. Una vez coronas el puerto en el cruce que va a Colativí, nos metemos en la cuerda de Sierra Alhamilla (en torno a 1200 metros unos 6 kms con sube y bajas). Es allí donde la ruta se complica, por así decirlo, ya que hace mucho frío, unos 6 grados, hay niebla y en ocasiones hasta nos graniza, con lo que conlleva todos esos fenómenos meteorológicos. En las bajadas no me sentía las manos, no sabía si estaba frenando o no y los pies hubo momentos que no sabía si me los había dejado arriba o enganchando en algún matojo, hasta llegar al cortijo de los Góngora, donde empezamos el descenso hacia Tabernas. En ese tramo ya empezó a mejorar el tiempo, ¡hasta salió el sol!, así que pudimos entrar en calor, y también porque aún nos quedaban unas cuantas subidas.

Finalmente llegamos al cortijo de Diego, allí estaban ya todos disfrutando del gran tercer tiempo, nos recibieron con una acalorada bienvenida.
Una vez allí, ya pude respirar con tranquilidad y proceder a disfrutar del tercer tiempo que estaba allí preparado y que disfruté mucho, gracias a la buena organización de Diego y a los cocineros que estaban ahí a pesar de la lluvia y el fresquito que hacía. Y como no es de extrañar en el tercer tiempo de los Mastrikais, no faltó de nada, hubo café copa y puro, como se suele decir.

Especial agradecimiento a “mis escoltas”, Paco, Congrio y Jaime que me esperaron y tuvieron mucha paciencia para aguantarme, así como también a Diego por reunirnos en su cortijo y a todos los presentes por compartir un gran día.

Señores, ¿para cuándo la próxima?