Las Norias – Nuevo Mundo – Las Norias, o casi

Crónica de Gastón

Intento fallido de subir a Nuevo Mundo

Pues sí, es curioso que dos días seguidos haya dos rutas a Nuevo Mundo. La primera el sábado, desde Almería y Fuente Victoria para encontrarse en la cima, yo desde Las Norias aunque sabiendo que 3,30 horas no se puede llegar arriba-arriba. Me conformo con esperar al grupo en El Cortijo de la Cruz peeeeeeeero deciden que bajar a Fuente Victoria es la mejor opción amenazados por Jorge (A pesar de la cerveza, filetes, morcilla, choricitos, etc.) y no nos vemos.

Bueno, pienso que al día siguiente si nos veríamos y conseguiría coronar esta, para mí, imposible cima. Nada más lejos de la realidad. Salimos un grupo (que más tarde seriamos los Gallinaceos) desde Las Norias y otro grupo desde Fuente Victoria (Los Victoriosos, claro). Los Gallinaceos partimos media hora tarde y decidimos recortar una parte de rambla para “llegar a tiempo” al punto de encuentro Castala. La verdad es que conseguimos “limar” diez minutos en la primera hora donde ya se había establecido una especie de puestos que se mantendría durante el resto de la ruta.

Quiero puntualizar que mi primo Javier no estaba en el último puesto, se portó como un toro incluso soportando tanta senda. Eran las 10 de la mañana, nosotros en Celin y faltaban 9 Km de pura senda, la primera llamada; los Victoriosos estaban en Castala y deciden seguir el camino para vernos por los montones que ya los pillamos. Si eso. Tardamos dos horas en salir del sendero que une Celin con Castala. Jorge comenta (en la primera llamada) que podemos subir directamente hasta los Lavaderos por un sendero de unos 7 kms. Estamos a 1,3 km (Eso pone en el cartel) del área recreativa y con falta de agua decidimos bajar a “repostar”. Ese sendero luego lo bajaríamos. (Imposible de subir,en bici).

La segunda llamada: Queeeeeeee???? Todavía estáis en Castala. Así es, ya habían pasado las 12,00 y estábamos en el punto de encuentro donde lo único que había eran barbacoas y gente bebiendo cerveza. Bueno también vimos algunos coches de las KaisGirls. Vale, pues seguimos adelante y hacia arriba en busca de dos Victoriosos, que se divertían con un guía que les mostró varias sendas y caminos, y estaban a 1600m. Aun no se había dicho pero se intuía, la ruta tenía que recortarse o pagaríamos las consecuencias. Así que tras varias paradas de toda índole: comer, reparar frenos, saludar al guía de Los Victoriosos, saludar a dos Kais que ya bajaban de los Lavaderos,etc. Decidimos poner como meta los montones y volver a comer. En los montones de arena nos subdividimos en “pista” y “senda”. A partir de aquí los Gallinaceos improvisan sobre la marcha. Ya solo queda bajar para volver a casa. Por supuesto ganan “pista” ya que “senda” tiene dificultades para coger ritmo con dos caídas sin consecuencias graves.

De nuevo estamos en Castala que tiene si cabe más ambiente que antes con sus humaredas pero ponemos rumbo al horno. Son las 15,00 y los Victoriosos llaman sabiendo todo lo ocurrido sin hablar. [Valen más unas ondas radio magnéticas que mil palabreas]. Ya estábamos en Berja con dirección fija, pero con velocidad relativa. Victoriosos: …si, nosotros ya estamos bajando de Nuevo mundo… Gallinaceos: ah, venga pues nos vemos abajo… Nos intentamos convencer de que hemos realizado una buena ruta mutuamente a sabiendas del intento fallido de coronar (para mí por primera vez) Nuevo Mundo. Otra vez será. Una vez comidos y bebidos todo arreglado… hasta que llegaron los cacareos…jajaja.

Y recordad: “…teneis que apretar los huevos…” dijo el guía de los Victoriosos (Garrido).

Grupo Victoriosos: Jorge “el de antes” y Paco “Congrio”
Grupo Gallinaceos: Paco “el drogas”(y Manager), Jaime, Alejandro “Morales”, Javier “Mi primo”, Carlos “Carbonero” y yo.

Crónica de Jorge el de Antes

Este fin de semana tocaba “Nuevo Mundo”, allí estuvimos Jorge, Eustaquio (por cierto muy agradable compañía) y un servidor el sábado, el objetivo era coincidir con los m3k que se habían propuesto hacer Almería-Nuevo Mundo-Almería y volvernos los tres solos a FV. Sin embargo cuando coincidimos arriba del todo, a esas alturas se suele recuperar la cordura, y con la excusa del cansancio de alguno de los locos, El Congrio se dirigió a mi con decisión, voz firme y sabiendo lo que quería:
“Nos tienes que dejar el coche para volver a Almería que XXXXX va muy mal (lo de las xxxx es para evitar que me digan a mi lo que le han dicho a otros respecto a los detalles, jajajajaja). Mañana te lo traigo y nos vamos juntos a Castala”.

Con esa frase empezó a gestarse la especial, para mi, “ruta” del domingo. Especial porque hacía mucho tiempo que no montaba en bici dos días seguidos con tanta intensidad, especial por la cantidad de horas que estuve en el campo y muy bien acompañado, especial por la intensidad con que la disfruté. Voy a tratar de contaros lo que pasó y algunas de mis sensaciones.

Efectivamente el domingo a las 8 de la mañana Congrio estaba en FV con la idea de devolverme el coche y acompañarme a Castala para reunirnos con el resto del grupo, que esta vez había decidido hacer Las Norias-Castala-Nuevo Mundo-Fuente Alta Las Norias, pero como es un ”pescao” y por tanto irracional, no dio señales de vida hasta las 8.30…….

A las 8.45 estábamos iniciando la ruta con la incertidumbre de si llegaríamos a Castala antes que el grupo o tendríamos que esperar, todo parecía ir según lo previsto hasta que suena el teléfono, llevábamos 3 km de pequeña pero continua subida y Montse nos llama para decirnos que nos habíamos llevado las llaves del coche, Congrio se considera responsable, a pesar de que las llaves iban en mi maillot, y como alma que lleva al diablo vuelve sobre sus pasos para devolver las llaves, yo sigo “tirandillo”, muy despacio, muy cómodo, dando facilidades para que Congrio me “pescase” lo antes posible y esto fue como una premonición de lo que iba a pasar durante gran parte del día.

Cuando estoy llegando a inmediaciones de Pradillos (punto mas alto antes de empezar a dirigirnos hacia Castala en descenso suave) lo veo a lo lejos, da la sensación de que viene con calentón, me detengo del todo y lo espero mientras me protejo del sol, efectivamente viene muy caliente, me pide por favor que le marque un ritmo de recuperación hasta llegar a Castala y que allí ya veremos, mi sentido paternal me hace que así lo haga y lo llevo francamente fácil hasta el punto de destino jajjajjajaajaja.

Primer contacto telefónico con el grupo, que resumo:
Congrio: ¿Dónde estáis?
Gastón: ummm, hemos salido un poco tarde llevamos media hora de retraso
Son las 10 h habíamos quedado a las 10.30, eso supone 60 m de espera, ni hablar, seguimos la ascensión hacia las minas a un ritmo fenomenal…….para mi jajajaja, con la idea de que poco a poco nos irán recortando hasta alcanzarnos, vamos muy despacio y muy cómodos con una conversación que a mi se me hizo muy amena, que si hay que ver el Vitel, que si Gastón, que si Guillem, pues anda que el presidente, pues fíjate en Canito……en fin que no dejamos a nadie sin pelar, jajajajajaja.

En esto que aparece como una “aparición” Juan Garrido, ¡que buen rato nos hizo pasar!, nos saludamos, después lo obligo a saludar al Congrio (ambos se miraban como animales defendiendo su territorio) y una vez iniciada “la reconciliación” Juan decide acompañarnos hasta “el pollo Ramos” y si os animáis os enseño la vereda que he reabierto este verano día a día y con mis propias manos (labor de chinos) dijo mientras nosotros no alcanzábamos a comprender lo que decía (lo haríamos después de ver la vereda y el pollo ramos). Antes de poder contestar ya estaba explicando y aclarando que pollo Ramos no viene de pollo si no de pollete y que se trata de un “mazacote” que visto desde arriba (un buen rato después claro) da la sensación de un pollete enorme en medio de la majestuosa sierra de Gador con una vistas espectaculares.

Congrio tiene miedo de que los de atrás nos pillen y como quiera que teníamos que desviarnos de nuestra ruta para ir a la vereda (La Retumba) dice:
-Jorge vete con Juan y yo me quedo en el cruce
Pero hace lo contrario de lo que dice y ni corto ni perezoso al llegar al cruce que habría de llevarnos a La Retumba sigue camino como si ya supiese lo que iba a pasar (¡que lo sabía!, porque en mas de una ocasión me dijo que el equipo que venía por detrás no lo veía compacto como para alcanzarnos), como veis, si estáis leyendo con atención, estamos de paseo, haciendo tiempo para que nos pillen. Visitamos la retumba, la vereda de Juan y volvemos sobre nuestros pasos, al llegar al cruce nos despedimos de Juan y segunda llamada:
Congrio: ¿por donde vais?
Gastón: ummmmmmm estamos llegando a Castala
Cara de circunstancias y decisión drástica por parte de Congrio: Jorge estos no solo no nos pillan, es que no creo que lleguen a coronar, se dan la vuelta antes, así que vámonos.

A partir de ahí ya nuestro ritmo es más alegre pero seguimos disfrutando de la naturaleza, antes de llegar a la cochera de La Estrella (punto de la llamada del amor en tiempos de Germán) hacemos un intento de conectar con el grupo de las Kais y conseguimos hablar en incluso ver, como dos hormiguitas, desde las alturas a Ana y Angeles que habían subido hasta los Lavaderos. Emocionante momento.
Llegamos al cruce del Morrón y recordamos el día que hasta él subimos, pasamos por el Sabinal y observamos que tiene agua en cantidad (mas que otros años), llegamos a la curva de Germán, la que hay antes del “subidón”, y después de fotografiarla y hacer un pequeño homenaje a ese momento de aquel día empezamos la última subida del día, la acabo pletórico con una ataque al pobre Congrio que se sintió humillado (fue puro oportunismo lo mio, jajajajaja). Ahí hacemos una parada para comer y limpiar el monte de restos de carreras de ciclistas (muy malllllllllll), hasta tres ocasiones paramos, después, a recoger cinta de plástico (mas de 50 m de cinta con la expresión policía local recogimos entre las tres veces).

A partir de aquí todo prácticamente bajada hasta llegar a casa de Gastón e Isa, allí no había orden, ni concierto, ni infraestructura, no se cómo se atrevieron a citarnos en ese sitio a comer unas pizzas cutres y sin cerveza fría, para colmo a la hora de los postres nadie se preocupó de llevar dulces y los fresquitos fueron de agua con hielos, total todo el día esperando a que nos pillasen para después de no pillarnos encontrarnos este panorama.

NO VOY MAS.

De todas formas y solo para guardar las formas (valga la redundancia) quiero desde aquí felicitar a Isa y a Gastón, a los que quiero como amigos para siempre, por su saber estar, atentos a todo, incluidos niños ajenos, por su organización, por su hospitalidad, por su disposición por su……………… y al grupo en general por existir.
Aviso, última crónica en mucho tiempo, jejejejejeje

Ruta A: Las Norias – Lavaderos del Segundo – Las norias, por veredas

Tirándose por los “Montones” de los Lavaderos del Segundo from Los Mastrinkais on Vimeo.


Ruta B: Castala – Lavaderos – Castala

Ruta C: Fuente Victoria – Nuevo Mundo – Las Norias


Tercer tiempo