HALF CHALLENGE BARCELONA MARESME 2012

HALF CHALLENGE BARCELONA MARESME 2012 (27-5-12) 2-90-21

Una de cal y otra de arena.

Cita obligada para mi preparación ya que discurre por los mismos circuitos que el Challenge (4-180-42) del próximo 30 de septiembre que será mi estreno en larga distancia.

Con todo listo para emprender el viaje en coche a Calella (40km al Norte de Barcelona) voy raro, sencillamente raro. Las semanas anteriores de carga me han sentado bien y me encuentro fuerte, quizás un poco pasado y/o falto de chispa en la bici. También llevo un resfriado de mocos y tos de pecho que no me mata pero tampoco me deja entrenar desde el jueves por miedo a caer enfermo y perderme la carrera.

El viaje a Barcelona larguísimo. Qué lejos está tu tierra Guillem! A ver si la acercas que en septiembre me toca repetir. Menos mal que los compañeros de viaje Alfonso y Enrique lo amenizan con sus batallas en los tris, que es algo que me encanta escuchar. Alfonso es una eminencia del Tri en Almería que hasta ha sido entrenado por nuestro querido presidente hace muuucho tiempo.

El sábado, ya en Calella, decido correr un rato y rodar por el circuito de bici ya que todos están anunciado en el hotel que era rapidísimo. Para mi desgracia no logré ver donde estaba la rapidez y en parte lo achaco a que no estaba en forma desde la semana anterior. Ambos entrenos los paro cuando el me quema la garganta y me cuesta respirar.


No duermo bien y me despierto a las 5:20, diez minutos antes que la alarma del despertador, algo no cuadra pero serán las ganas de correr. Al llegar es espectacular ver tanta gente en esta prueba 1700 triatletas de todo el mundo dejando preparadas las cosas y enfundándose el traje de neopreno. Desde las ocho comienzan las salidas y a mí me toca a las 8.20h.

Minutos antes de entrar en el cajón de salida siento los nervios y ya comienzo a enchufame sin dejar de repetir dentro de mi cabeza que tengo que ir tranquilo, ya que no se como va a responder el resfriado al esfuerzo. Me pongo en segunda fila de salida (que alguien me explique como voy a ir tranquilo saliendo de los primeros) y comienzo a relajar a los que deberían ser mis pies en la natación. Unas risas triatléticas y MOOOOOOCKKK al agua corriendo.

El comienzo es trepidante y salgo fuerte, tras los primeros cien metros me percato que me he llevado a mi pico de nadadores un poco fuera de la linea de la primera boya, así que toca apretar para meterme en el grupo que lleva bien la orientación a la primera de las boyas que está a 200 metros. Tras pasar la boya de buenas a primeras dejo de respirar con normalidad y se me cierra la garganta, intento continuar creyendo que era momentáneo pero no puedo respirar bien así que lo tengo claro debo abandonar, el resfriado ha podido conmigo.

Al darme la vuelta veo que estaba con la cabeza y todos comienzan a pasarme, aprovechando un hueco voy nadando dirección a la orilla dándole vueltas a lo que estaba haciendo. Abandonar una carrera, después del viaje y la pasta … no pedo abandonar, me viene a la cabeza la imagen de Guille en el Soplao con el barro, las hipotermias de lo valientes M3K Congrio, Diego, Jaime, …, no puedo irme sin más, tengo que terminarlo si o si, debo aprovechar el día para hacer deporte a otro ritmo.

Con estos pensamientos vuelvo a girar y me pongo a nadar sin presión, soltándome poco a poco, hasta volver a tener buen ritmo con el que voy adelantando a mucha gente pero siempre sin recalentarme.

Salgo del agua el 34:10 y en la posición 470. La transición la hago con cierta tranquilidad respirando bien y sin nervios hasta que salto a la bici y me es imposible meter los pies en las zapatillas, así voy el primer kilómetro hasta que con tanto bachecillo salta el gps (estaba pillado a la potencia con dos cintas adhesivas) y tengo que retroceder pararme y una amable señora con acreditación me dice que es la mujer de un paratriatleta y que me lo dará en la meta, hasta la fecha sin noticias de esta señora ni del gps.

Una vez parado no pienso en meter los pies y ante la imposibilidad por mi torpeza, tras un par de kilómetros de lucha, decido volver a parar en un lado y sacar las zapatillas de los pedales para ponérmelas. La carrera se me sigue dando mal pero estoy tranquilo y me concentro en ir a buen ritmo sin destrozarme por las ganas.

Las dos vueltas discurren entre Calella y Mataró, con tráfico cortado y un asfalto fantástico. Me encuentro bien pero ni mucho menos como en Elche. Noto que me falta la chispa, cuando intento poner un ritmo alto no logro mantenerlo. No paro de adelantar a gente pero debería ser más rápido. Da pena ver la cantidad de grupos que se forman y eso que no está permitido el drafting, algunos aprovechan para ponerse detrás y pasar así kilómetros ante la falta de actuación de los jueces. Los tres que se pusieron a mi rueda no pudieron pasarme y encima se llevaron una mocada descomunal a modo de mofeta que alguno me recriminó a lo que yo le contesté que si no estuviera ahí no le pasaría nada.

Dejo la bici 2:25:03h en la posición 222. La transición es también algo lenta pero afrontar los 21km a pie me dan algo más de respeto por el fuerte calor. Comienzo a correr a un ritmo tranquilo sin referencias por la ausencia de reloj.

Con tranquilidad llego hasta el kilómetro 5 donde veo que Rafa Lao (el mega crack, estaba en su última vuelta vuelta de 2 de 2) me pasa animándome con una palmadita, pero un kilómetro más adelante le veo estirando en la cuneta. Todos somos humanos y estas cosas ocurren a todos. Lo bueno es que se pone a mi altura y me obliga a llevar su ritmo, que buen ritmo a 4min/km. Voy alucinado con la situación y eso es lo que hace que me ponga a correr a un ritmo “alto” sin darme ni cuenta. En el trayecto me da consejos para afrontar el avituallamiento, subir o bajar cuestas. Sin duda ha merecido la pena seguir en carrera a pesar de todo.

La segunda me toca ir solo y llevo cierta inercia del ritmo que me ha marcado. Voy adelantando a más corredores y termino el último kilómetro esprintando para entrar a la espectacular meta haciendo el torito que se que por esas tierras les gustan mucho. Termino la carrera a pie en 1:35:15h poscición 179, un tiempo malísimo pero no estoy decepcionado.

Al final 4:39:09h, posición 170 en la general y 33 de mi grupo de edad.

Lo que puede parecer un paso atrás sin duda lo veo como un paso adelante. Es el tri que más he disfrutado y menos me he cansado. Ahora siento que el tiempo que puedo hacer es mucho mejor sin gran esfuerzo ya que la forma la tengo, pero se habla en las carreras y eso espero. El único achaque que tengo es que el resfriado ha empeorado y ahora lo tengo bien puesto en los pulmones a ver como evoluciona.

Guille es impresionante como organizan las cosas por Catalunya un diez en todo.