Soplao 2012

Eran ya dos años seguidos sin poder cumplir el reto de hacer el Soplao, la escusa era buenísima estaba al otro lado del charco y no podía ser. Este año no había excusa y toco ir si o si, además este año según el Congrio iba a haber barro, joder como acertaste cabrón. Pues allí fuimos once campeones, Bichito, Ambus, Beatle, Guille, Diego, Jaime, Jordiman, Congrio, Miguel Induráin, Diego “El amigo de Diego”, Paco Lapierre (aunque también lo conocen como….Paco Porno, Paco Alma, Pakito el Drogas…) y yo un servidor Cano.

El viaje de ida muy ameno, aunque el de vuelta muchísimo más ameno donde va a parar!! (luego al final lo contare). Salimos a las 7 y poco puesto que Jordiman ooooeee!! Como mooola Jordiman!!! OooEEEeee!! Se quedo dormido.
Después de doce horas de coche nos plantamos en Cabezón de la Sal, esta lloviendo y nos dirigimos a recoger los dorsales. Me quedo alucinado del gentío, carpas por todos sitios, sin palabras. Ya con los dorsales…yo tarde un poco…problemillas con la organización, pero nada grave je je je, nos fuimos al hotel en Santillana del Mar. La estrategia no va bien, mi Hueso está enfermo, se me ha resfriado, el pobre deambula como alma en pena, no vamos a poder machacar al Congrio. El hotel estaba genial, la cena perfecta y unos (yo incluido) a dormir para el día duro que nos esperaba, otros se fueron en busca del hielo perfecto, de hielos diamante lo llaman los lugareños…el hielo que le aguanta y te dura tres Jack Lemon.

Suena el despertador, desayunamos, tengo un nudo en el estomago que no me deja ni comer, estoy nervioso, bajo y allí esta el equipazo al completo, con sonrisas en la cara por el buen tiempo que hace, lloviendo y frio, partimos a Cabezón de la Sal, son las seis y media de la mañana.
Salimos y a las siete en punto estamos en Cabezón de la Sal, empezamos a preparar las bicicletas, que si aceitico por aquí, que si no tengo aire, el Bichito con problemas en la válvula…otros liándose el casco con film de cocina en modo lomo embuchao (técnica contrastada que funciona yo como tengo mi preciosa cabellera el agua resbalaría por mi pelo). Ya cuando vamos a irnos a meta…Premio!! Mi casco esta roto?? Pero como puede ser?? Se me ha roto el enganche que hace que se te ajuste a la cabeza. Mal empezamos. Un amable tendero de una tienda cercana me presta pegamento y consigo pegarlo, lo malo que le callo un poco en su mostrador, pero poca cosa.

Estamos en la salida, me he levantado a las seis de la mañana y estamos de los últimos, joder si que madruga esta gente, ahora va a tocar adelantarlos a todos!! Jajaja. Esperando la salida el Beatle se transforma en pitonisa Lola y hace la porra. No acertaste ni una! Jajaja. Dan la salida y un cuarto de hora después pasamos por la meta, suena AC&DC y ya es para flipar en colores, la gente aplaudiendo, increíble.
Mi objetivo era no perder al Congrio de vista, empieza a serpentear entre la gente, Diego como una moto por otro sitio, Jaime por la derecha por la izquierda. Es una autentica locura. Van pasando los kilómetros y vamos a tirones, que adelanta Diego…a rueda, que adelanta Jaime…pues otro tirón por otro sitio. Era tal el ansia viva que se escapan un poco Diego y Congrio y le hago un interior por la izquierda precioso a uno tan bonito fue que se molesto el hombre.
Ciclista: Pero chaval!! Como haces eso?? Tienes que avisar que me adelantas!!
Yo: Claro hombre….somos 4000 tíos, si tengo que avisar a cada uno se me queda la boca seca de tanto hablar
Luego me entere que Jaime le hizo otro interior precioso y el hombre iba picaillo…

Veo que hay un avituallamiento y me acuerdo…hostia Patxi!! Que no llevo agua en la mochila, solo llevo un litrico de acuarius que no de birra y paro. Allí los pierdo a todos. Sigo un poco y aparece el Congrio por atrás jo jo jo. Llegamos a la Cocina…bueno escalofriante ver esa pared llena de fango, menos mal que la gente se baja porque tiene que ser imposible subir la primera parte. La gente sigue andando y nos subimos en la bici, subo a la par que los que van andando pero montao, con dos cojones! Al principio voy pidiendo paso algo recatado, pero conforme te van gritando palabras de animo empiezas a ponerte eufórico perdido hasta llegar a otro lodazal donde hay que bajarse. No se donde están Jaime y Diego, ¿el Congrio detrás? Coño! Voy primero!! JA JA JA. La cadena me empieza hacer un extraño…miro al cambio y se viene para adelante, entonces tienes que ir dando la pedalada muy suave con miedo que no se te joda el cambio. Paro para darle los golpecillos de rigor para “arreglarlo”. Viene el Congrio y seguimos juntos un rato. Allí me dice que Jaime y Diego van delante. Mierda!! Soy tercero ☹. Jajaja. Subiendo el Soplao mi cuentakilómetros me dice…chao! Empieza a llover con algo más de intensidad. Los calcetines impermeables se me llenan de agua y paro achicarles el agua que tienen, allí aparece Diego el malo, Diego el bueno es el nuestro de toda la vida. Joder ya me están pillando….me rayo viiivo!!
Comienza el primer puerto gordo del día, el avituallamiento abajo, mala señal. Allí vuelvo a ver a Diego y Congrio que me gritan como adolescentes al verme. Solo me llaman para decirme chao, que cabrones! Como rápido lo que pillo, bocadillo de jamón, unos pasteles de chocolate y párriba. A la salida del avituallamiento hay un grupo de gente con un fiestón que pá que, barbacoa y demás. Lo que se paso por mi mente. Sigo con mi pena y me mentalizo, vamos Cano un puntalico y listo. Empieza a llover algo más fuerte, la carrera discurre por medio de un bosque precioso. Sé que a esta altura de la carrera me cruzare con los primeros y empiezo a ver gente en sentido contrario. Baja muchísima gente, me mosqueo y le pregunto a uno que venía en mi grupeto.
– ¿Estos son los primeros?
– Que va! Hostia! Estos que se han retirado joder!!

Voy a ciegas, no se ni cuantos kilómetros llevo, ni que altura hay ni nada de nada. Les pregunto a mis amigos de un día que cuanto quedaba. Me responden que poco que unos 6 km, traducido al andaluz pienso… me quedan 10 km por lo menos pero no, aquí la gente no tiene maldad…je je je. A lo lejos y entre la niebla veo la funda de de la mochila azul y un tio en manga corta…Son los brokeback mountain, voy subiendo y los voy pillando poco a poco. Empiezo a gritarles para meterles presión psicológica pero no se si me escuchasteis. La gente a mi alrededor piensa que estoy loco. Los tengo a unos 300 metros cuando escucho al tio del cencerro a lo lejos. Me acuerdo la de tonterías que decía en el Montellano, que si me iba a parar a fumarme un cigarro con el, que si el paquete de Marlboro en la malliot y una leche. Lo pase mirándolo incrédulo, no me lo creía….
– Tio del cencerro: Mariiiiiicooooonas!!! Queeee?? Tanto entrenar paaaaaá esto?? No vaaaleis naaaa!!!! Ahora ahora ponte pieee si no vales naaaa!!!!
Que cabrón!!! Hay que ficharlo para ponerlo en la cuesta imposible de la Alpujarra y pedal.

Ya coronando el puerto consigo contactar con Diego y Congrio, dos vasazos de bebida isotónica y a bajar el Moral. Diego tuvo un detalle allí, diciéndome que ese puerto lo tendría de postre para el final. Hace un frio de la leche sigue lloviendo y ya ni gafas para el barro ni chubasquero que valga. Intento memorizar la bajada para luego saber que me puede quedar al subirla. Llegando al final de la bajada se escuchan unas sirenas, el primero comenzaba su último puerto, su cara lo decía todo. Ya en el asfalto giramos a la izquierda y Diego pone en marcha la locomotora, imposible de seguir, me quedo descolgado. La gente a la orilla de la carretera dando ánimos. Se pierde el Congrio y me quedo solico. Le vuelvo a preguntar a otro, ¿Qué queda? Dos o tres puertos….puffff!!! Me derrumbo. Me dice que el puerto que viene ahora de Fuentes es muy tendido. Los avituallamientos están a comienzo de puerto y allí vuelvo a contactar con Diego y Congrio. Eso no era un avituallamiento era una verbena. Empiezo a devorar Foskitos, sándwich, pasteles…Y a la derecha veo un hombre asando panochas de maíz con una grasienta loncha de queso. Conforme me voy acercando voy poniendo más cara de pena y le pregunto…
– ¿Disculpe que vale esto?
– Hostia joder!! Si esto es gratis!!! María dale una a este chico!!!
Una no…fueron dos! Veo a Diego bebiendo algo humeante, café? Al fondo un grifo de cerveza….me da el ansia viva y quiero de todo, hago una buena mezcla. Como era de esperar…Cano!! Que vamos tirandillo. Sale primero Congrio y al rato Diego. Salgo detrás de Diego pero como dice Chikito…no puedor no puedor no puedor!, lo veo marcharse entre la niebla y decido parar a reforestar una parcelilla por allí. Se me monta hasta el dedo meñique de los pies. No comment! Empiezo a no verle la gracia a la carrera, se me hace eterna la subida y eso que me dijeron que era muy tendida…no se ni cuantos kilómetros llevo ni cuantos me quedan. Pregunto y me dicen que unos 3 km para coronar Fuentes. Eternos. Al llegar arriba allí estaba otra vez el Congrio. Hace frio, empapados y llenos de barro…como se llama la película? Dos tontos muy tontos.

Prefería seguir subiendo a tener que bajar, me vienen recuerdos de Uleila, no siento las manos en las bajadas y hay veces que pienso que se me va a escapar el manillar y me voy a dar una buena leche. No se porque es pero las bajadas siempre estaban peor que las subidas, llenas de lastras.
Ya solo quedan dos puertos, ahora toca Ozcava. Se supone que este es corto. Aquí ya me desmoralizo, me empieza a dar linternazos las piernas. Pregunto y me quedan como 50 km todavía con dos puertos. Madre mía…esto es peor que la historia interminable. En la subida me pilla Guille, en otro punto si me hubiese “picado” pero ya me daba todo igual, solo quería terminar. Me dice que va “tirandillo”. Unos metros más adelante me dice que para. Yo sigo pero escasos 100 metros me paro y hago un trozo andando. Llego al avituallamiento de Ozcava y allí estaba el Pescao con la boca llena de Foskitos. Recuerdo que me decía Germán es dificilísimo que te encuentres con alguien, joder! Pues al pescao no paro de verlo!!. Jajaja. Se va y llega Guille, ¿pero si me había adelantado? No me preguntéis mi mente no daba para más. Comemos con ansia viva. Quedan 4 kilometros para coronar pero…son muuuyy tendidos…si si. Guille me pide que le cierre la cremallera del chubasquero, ojala hubiese podido pero no me sentía las manos. Una chica se ofreció y…se la cerró. Me dice que va tirandillo y allí me quedo de casquera un ratico con la chavala. Me lavo las manos con un café para calentarlas un poco y continúo con este infierno. Al coronar estoy solo ni Congrio ni Guille ni nada de nada. Me grabo un video personal para no volver aquí nunca más. La bajada durísima, es muy larga. Lleva todo el día lloviendo voy como un bizcocho calado y hace bastante frio, 4º C según un muchacho. No me siento las manos, creo que se me van a caer los dedos y decido pararme en un puesto de la Cruz Roja, no tiene sentido, estoy en el kilometro 110-120 aproximadamente y estoy tiritando de frio. Le digo que quiero retirarme.
– ¿Pero vas muy mal?
– Pues no me siento las manos y estoy congelado
– Pues la bici la tendrás que dejar aquí….
Se me queda mirando y me señala con la mirada. Me encuentro a un muchacho con una manta de estas aluminizada tiritando es poco, la cara lo decía todo.
Decido seguir. Pues otra vez….la bici ya ni frena, grita de dolor en cada curva, me duelen los dedos cuando intento cambiar de velocidad y no os digo nada cuando quieres frenar y no frena sin tener sensibilidad alguna en las manos

En la bajada se me pasan mil cosas por la cabeza y una de ellas es que si pincho como cambio la rueda si no me siento ni las manos. Justamente unos metros delante de mi un tío en mitad del camino pidiendo que me pare.
– Hay vaa joder que he pinchado y no llevo bomba, tienes bomba?
– Pues claro Patxi
Con la voz tiritando le digo que la coja de la mochila, le ayudo en lo que puedo ya cuando esta todo ok sigo con el martirio.
Al fin cojo de nuevo la carretera y empieza la subida al Moral, LA UUUULTIMA!! Vuelvo a preguntar, a que no sabéis que me dijeron….son solo 9 km pero muy tendidos…explícaselo tu a mis piernas eso…

Voy listo, me duele la espalda, las manos, me duele toooo!! A unos 4 kilometros del final me paro y hago un trozo andando y miro hacia abajo….Esto?? Coño! Si es Guille!! Me coge y me pregunta que como voy, me dice que me queda nada que ya hemos terminado. Me da la mejor noticia que podía escuchar. Cano llevo las llaves de la furgo. ☺ Pero se me escapa, no puedo dar pedales estoy KO. Por un momento pienso…si llego a meta y no lo veo, como me voy a cambiar de ropa. Me como 3 pastillas de Isostar y de pie. Me hago polvo el dedo al intentar meter el plato mediano, hago ese tramo de pie retorciéndome en la bicicleta, poco a poco voy acercándome. Las llaves son la salvación. A escasos 300 metros de coronar contacto con é y al coronar se me saltan las lagrimas no llego a creérmelo estoy a punto de terminar, miro el tiempo en el marcador, llevamos algo más de 11 horas bajo la lluvia. Empezamos a bajar y hay dos repechos que me cuestan la misma vida pero es tal la emoción que ya ni siento ni padezco.

Guille me dice que no va a arriesgar yo simplemente me dejo caer. Al final también se deja caer. Sé que viene detrás por el vocerío que hacen sus pastillas en las curvas, la bici ya apenas frena y tienes que hacer lo imposible para poder frenar medianamente bien. Como de costumbre empieza a apretar la lluvia y son casi las ocho de la tarde. Guille enciende su luz trasera, el cielo esta cerradísimo y entre el bosque parece ya casi que anochece.
El cuerpo me cambia por completo, todavía hay gente en la carretera dando ánimos y nos dejamos llevar por el momento, no sé a qué velocidad vamos….llevo 130 km sin cuentakilómetros pero por el agua que me escupía la rueda de Guille calculo que muy rápido. Vemos un pueblo pensamos que es Cabezon de la Sal pero no, se hizo esperar un poco más. Allí nos adelanta un giri nos ponemos a rueda y bingo!! Salimos del pueblo para ya entrar en Cabezón de la Sal. Miro para atrás y Guille viene un poco rezagado aflojo y justamente en el arco meta unos metros antes le tiendo mi mano para entrar como dos auténticos campeones. Es indescriptible cuando el speaker grita tu nombre, la gente esta aplaudiendo y animando. Por segunda vez se me saltan las lágrimas…
Decidimos irnos al coche. No sé qué distancia sería, pero fue horrible. La lechera no estaba, suponemos que habían llegado y se habían ido. Dejamos las bicis tiradas y como podemos nos cambiamos de ropa, tengo una tiritera en el cuerpo que no se me quita, hago un mini streptease y aparecen como ángeles salvadores Bichito, Jordiman, el Ambus y los amigos de Beatle en su coche. Nos comentan la situación les han hecho recortar por la cantidad de abandonos por hipotermias. Nos dicen que Jaime, los dos Diegos, Congrio están en el puesto de la Cruz Roja siendo atendidos. Si lo llego a saber me voy al puesto de la Cruz Roja. Ni con la calefacción puesta se me quita frio y los tiritones. Al final cargamos todas las bicis y todos nuestros cuerpos y al Hotel. Darles las gracias a los amigos de Beatle por ayudarnos a movernos por allí y por todo lo que hicieron.

El viaje de vuelta me saldría una crónica igual o más larga que esta…
Ahora que he intentado hacer memoria de todo lo que pase, no volvería…pero seguramente el próximo año estaré en la salida escuchando… Thuuuuunderrrr naaa naa naaa naa naaaaa aaa Thuuuuundeeeer!! Hasta el año que viene!!!

Pd: Si alguien de la organización del soplao lee esto, por favor poneros en contacto conmigo para que os de mi número de cuenta para que me abonéis el importe de las pastillas de freno y algunas otras cosillas que se me rompieron. Un saludo a todos!