Transandalus Día 4

Baza – Vado de las Carretas(S. de Cazorla)

Empiezo a pedalear a las 9:00, con la intención de hacer mas de 100 km., ya que para lograr llegar a Sevilla en 10 días, iba con 1 de retraso. Mas tarde, la transandalus se encargaría de ponerme en mi sitio, y seria ella quien decidiera los kilómetros que tocaban hoy.
Cruzo Baza, y por carretera me dirijo hacia una vía pecuaria asfaltada que me llevaría hacia las Sierras de Castril y Cazorla. La imponente Sierra de Jabalcón domina el paisaje y tras dejarla a mi izquierda, cruzo varias veces el canal que lleva su mismo nombre.
El día esta despejado y esta primera parte desciende suavemente, así que los kilómetros van sumando sin descanso. Ya por una pista me desvío y desciendo al valle del Guadiana Menor, cruzando el río Guardal y rozando el pantano del Negratín.

Tras unos pequeños repechos paso por una zona de cuevas(Cuevas del negro), que por lo visto son viviendas trogloditas y vuelvo a bajar, esta vez al valle del río Castril, cambiando así drásticamente el paisaje. Siguiendo el curso del río, rodeado por bosques de álamos y chopos, llego a Cortes de Baza y la aldea Los Laneros para finalmente cruzar el río, que debido al caudal que lleva me hace mojarme hasta las rodillas.
A partir de aquí, ya se empieza a circular por entornos muy similares a los de la sierra de Cazorla. Una dura subida de unos 4 km me deja en Campocámara, prácticamente ya en Jaén y con las cumbres nevadas de Cazorla a la vista.

La subida al cerro de las Disputas ya tiene sabor Cazorleño y proporciona una magnifica vista panorámica de la Sierra de Jabalcón, Sierra Nevada y el tajo del Guadaletín.Un sendero pedregoso e impracticable me deja ya en el Embalse de la Bolera(Pozo Alcón).
Desde aquí a Pontones hay 66 km. e inconsciente de mi, quiero llegar hasta allí.
En la entrada al Hornico, para para comerme un bocata y afrontar uno de los tramos estrella de la TA. Rápidamente empiezo a recorrer una senda que bien merece una foto a cada vistazo que doy.

La parte mas alta de la sierra esta nevada(a unos 1500m. calculo a ojo…) y además cubierta de nubes, así que decido llamar al comodín de los Mastrinkais, alias “el congrio”, y que me diga como esta el parte meteorológico de la zona. Como no da lluvia ni mucho frío, me adentro en la sierra, imaginando ya que algo de nieve pisaré.
La primera subida, después de la cerrada de la herradura, son 300 metros de desnivel y aunque me las prometía muy felices es muy dura y constante, además empieza a haber velcro. Aunque es muy ciclable, tengo que poner pie a tierra en varias zonas. En las ruedas se empieza a formar una pasta de barro-agujas de pino-piedras que dificulta aun mas el ascenso. Entre eso y las fotos tardo bastante en llegar al cortijo del Puntal de Ana María, donde viene una bajada hasta el vado de las carretas, la cual debía ser de descanso.

A los pocos metros de empezar a bajar la bici se empieza a frenar, hasta que no puedo avanzar ni dando pedales. El barro se acumula de tal manera en la horquilla y el transportin que impide el giro de las ruedas.Quitando algo de barro y empujando supero un primer tramo de barro pegajoso(como dice el roadbook :D). Vuelvo a montar, pensando ya que se me está haciendo tardísimo, cuando tras una curva vuelve el terreno fangoso.
Después del repaso hacia 5 minutos de quitar barro, decido empujar hasta llegar a terreno limpio. Incluso fuera del camino, el terreno estaba en las mismas condiciones, y con lo que pesaba la bici, no me quedaba otra…..
Tuve que desmontar las alforjas, llevarlas en la mano 500 metros, volver a por la bici, llevarla en peso los mismos 500 metros, otra vez las alforjas, y así sucesivamente!!. Y claro, en las zapatillas pasaba lo mismo que en las ruedas, 4 dedos de barro que me llevaba pegado a cada paso que daba… pa haberme grabao…. .Al menos un par de kilómetros recorrí en ese plan.
Cuando por fin llegué al dichoso vado, intenté lavar la bici, pero ni con agua salia el dichoso barro.
Total, que estaba bastante cansado, no sabia cuanto zona barro-fangosa quedaba y eran las 17:00 de la tarde. Decidí acampar allí mismo(un entorno espectacular). Monté la tienda y tras lavarme yo y las zapatillas, anoté algunas cosillas, me cociné unos spaguetis carbonara, y antes de las 21:00 ya estaba sopa total….