Transandalus Día 3

Tras unas comidas calientes inesperadas y una noche en cama reconfortante, empiezo a pedalear a las 17:30 de la tarde, con la tentadora oferta de dormir otra noche mas en Tíjola rondándome la cabeza. Además de la rueda nueva que me ha llegado al medio día, gracias a Congrio y al taxista del pueblo, también he cambiado la cubierta trasera y Manolo me ha centrado la rueda y le ha dado un repaso de los buenos a la cadena, así que voy como recién salido de casa!
El día esta bastante ventoso, y a esta hora no ha cesado lo mas mínimo, así que empieza mi particular lucha contar los elementos…
Mi intención es volver lo antes posible al track oficial de la ruta, ya que me he desviado un poco al pasar por Tíjola, y pronto me doy cuenta de que la carretera general no lo cojo. Ademas un par de sustos entre el viento y  los camiones que circulan por el asfalto me hacen que baje rápidamente a la vía verde, después a la Rambla del Almanzora y por ultimo subir un poco hasta Serón.

De Serón a Baza hay 35 km y no demasiada subida, por lo que pienso que voy a llagar con tiempo para continuar unos kilómetros mas y así minimizar el tiempo perdido con la dichosa rueda.
Tras unos kilómetros por una carretera secundaria bastante bonita, vuelvo a bajar a la rambla del Almanzora, aunque rápidamente la abandona para coger la del Ramil. Entre ramblas parece que el viento ha cesado un poco, pero nada de eso….  después de varias rampas llego a El Hijate(ultimo pueblo de Almería), y tanto el viento como una tímida llovizna comienzan a azotarme sin compasión alguna. Cargo agua en una fuente y por la Nacional 323 entro en el Altiplano de Baza.
Antes de abandonar la carretera, entro en Granada por la puerta grande, a 8 km/h(y porque es bajando!), y con ganas ya de conocer lugares nuevos para mi. A pesar del viento, me pasé los llanos de Baza llevándome en la retina el atardecer mas bonito del viaje, gracias a la especial mezcla de lluvia, sol, nubes, anochecer…..
Con el pueblo ya a la vista, vuelvo a otra rambla(esta vez la de de Valcabra), que me cruza de nuevo con la inacabada vía verde a la altura de un gran puente de hierro. Son mas de las 20:00 h. y sobre Baza hay unos nubarrones negrisimos que me obligan a decidir, por un lado dar por acabada la etapa y por otro a buscar alguna pensión para pasar la noche. A unos 5km me encuentro con 4 ciclistas que me recomiendan que los siga hasta el pueblo y una vez allí ir a un hostal regentado por un compañero ciclista. Eso si, que 5 kilómetros!, ni alforjas ni leches, a ritmo de contrarreloj del Tour de Francia.
Llegando al hostal(Casa Grande), se arranca a llover. Me despido de mis breves amigos, y justo a tiempo me refugio en el toldo del establecimiento. Después de desmontar las alforjas y tras unos minutos de conversación con el dueño(Miguel), una vez ya en la consigna, veo un dorsal de la maravillosa  2ª edición de la Alpujarra y Pedal pegado en la pared. Tras 1 hora de charleta me fui a la habitación a descansar ya que el día siguiente quería empezar a recuperar algo del retraso acumulado en el segundo y tercer día. Además llegaba uno de los tramos mejor valorados de la Transandalus y la verdad, tenia ganas!