Fuente Victoria – Barjalí – Padules

Llega el jueves y no hay ningún movimiento para organizar una salida, la semana pasada no monté y tengo ansiedad, empiezo a tantear a unos y a otros y pinta negro…..que si ya sabes que yo hasta última hora, que si no puedo salir que tengo que inscribirme en lo de Ronda, que si yo no puedo porque estoy bajo de forma….., ante esta situación y estando las sierras todas blancas decido hacer un plan para que algunas de esas excusas se fuesen de paseo.

Si pongo la salida tarde (es decir sin que implique madrugón) y con múltiples escapatorias es fácil que algunas de las excusas se esfumen.

Así fue, El Beatle pudo con su San Viernes y se apuntó, Jordiman remató diciendo: vale, nos vamos, pisamos la nieve y nos ponemos guarros de comer en algún garito alpujarreño.

Así nuestro objetivo del día era pasar un rato en el monte y darnos un homenaje.

Mientras tanto el foro, que había permanecido muerto, se reactiva y las últimas horas del viernes se montan hasta tres alternativas diferentes, (lejos de pasar un fin de semana en blanco los m3k montan hasta 4 salidas: Gullem, Champo y Carlos en la flaca, Bichito y Alonso en Gergal, Congrio, Diego, Dani, Eustaquio, Jaime y Prados por Sierra Alhamilla y Sierra de Gata y esta que relato).

A pesar de haberle dado tiempo más que suficiente para recuperarse el Beatle retrasa nuestra salida y no empezamos la ruta hasta las 10.30 de la mañana, un día luminoso y nada frio nos daba la bienvenida a 825 m de altitud. No tengo claro que va a pasar hoy con la ruta……. estas horas, Jordiman quejándose de su falta de forma por su nuevo estado civil : “papá” y el Beatle que necesita entrar en materia para encontrarse a si mismo los sábados, malos augurios que aparentemente se van cumpliendo, Jorge no tira al Beatle le cuesta y vamos haciendo km a trancas y barrancas, a tirones estilo comandante decían ellos.

En el cortafuegos que hay por encima de Caparidán hacemos nuestra primera parada y avituallamiento y tras saborear esos momentos que te da la montaña emprendemos el descenso hasta La Parra. Esta vez ni paramos seguimos la ascensión y a 1550 m la nieve ya empieza a aparecer y presentar ciertos problemas para mantenerse pedaleando sobre la bici, Jordiman se retrasa y Beatle, ya rehecho, hace alardes de equilibrio sobre la nieve y se ve obligado a ir esperando a este abuelo con serias dificultades para ir sobre semejante manto de nieve.

Jordiman se arruga del “to” y decide volver, deshace unos kilometrillos y se mete por el sendero del Púlpito, a estas alturas la nieve ya era prácticamente imposible de transitar pero Pepe y yo decidimos que aunque sea andando hacemos los tres km que nos quedan, nos adelanta un todo terreno y Beatle aprovecha sus rodadas, yo ni por esas, los últimos 500 m hasta el cruce de Barjalí fueron lentísimos y muy cansados, Pepe andaba continuamente mirando hacia atrás vigilando mi pena y esperando mis llegadas.

Pensábamos que quizás tendríamos problemas con la bajada, sin embargo inmediatamente después del cruce (unos 500 m o así) la pista queda totalmente limpia de nieve (hay que ver lo que es la orientación y los ventisqueros) y hacemos un descenso cómodo y rápido. Decido llamar a Jordiman para que en lugar de esperar en Fv se acercase a Padules, ya que la nieve había retrasado nuestro plan y no estábamos dispuestos a eliminar la segunda parte del mismo (“El Homenaje”). Así llegamos a Padules a las 16.30 y, a pesar de la hora, sus hospitalarios habitantes nos deleitan con una magnifica ensalada, una cocina “marea” y unos chuletones a la brasa que quitaban el “sentio”, Estos dos se inflaron a cubatas (gin-tonic para ser mas exactos) y me hicieron parar a beber mas en alguna que otra ocasión antes de poder dejarlos, debidamente cocidos, en sus respectivas viviendas, menos mal  que no hice caso a todas sus sugerencias:

Para aquí en Ragol que ponen unos cubatas estupendos.

Mira aquí en Instinción te ponen unos pelotazos del copón.

Bueno que sepas que debajo de mi casa en Huercal se puede uno tomar una copa.

Finalmente no me pude resistir y Pepe nos invitó graciosamente a las dos últimas en Aguadulce, total llegué a mi casa a las 21.30 cuando terminé de pedalera a las 16.30