III Invernal Mastrinkais 2011/2012

Crónica de Jaime, día 1
El tan esperado día llegó, a las 7 de la mañana del día 7 de Enero de 2011 comenzaba la famosa y archiconocida ruta Invernal M3K. Caracterizada por el frío y la dureza del invierno mediterráneo.(xd). Allí había 4 bicis con alforjas cargadas de ropa y comida (Congrio, Diego, Gastón y Jaime), y otros pocos quienes nos iban acompañar en varios tramos del camino (elbichito, Jorge y Alonso) en el Ballesol.

A esa hora de la mañana mientras Almería estaba durmiendo nos saludamos y felicitamos algunos el año nuevo. Me dirijo a la persona que no conocía para presentarme y le digo que soy Jaime que cual es tu nombre, y me dice; soy Gastón, y le vuelo a decir, pero tu nombre, y me vuelve a reiterar soy Gastón…jejeje…perdona Gastón, desconocía tu nombre.

La primera subida a la cuesta de la peseta se hacía pesada, por la temprana hora, por la nocturnidad, y por el peso de las alforjas. El maillot ya lo decía todo, no se qué natural de la balsa del sapo; y sí, ahí estaba Gastón cogiendo un sapo para que Congrio no lo atropellara. La subida de piedras se hacía dura, el sol empezaba a calentar y se vieron las primeras caras de sufrimiento. Paramos en la fuente de Enix, y aquí Alonso nos dice adiós (gracias por madrugar y acompañarnos). Reponemos agua fresquita a nuestras mochilas y continuamos.

La siguiente parada sería en las inmediaciones de la casa de los camioneros del Marchal de Antón López. Sacamos comida, reímos y nos enfrentamos a la pared del famoso Parque Eólico. Los aerogeneradores se estaban despertando, algunos grujían y otros movían a velocidad lenta sus palas aerodinámicas. Pasamos la Zarba, Congrio y Diego recordaban el lugar donde pernoctaron el año anterior de la verdadera Invernal M3K donde el frío hizo su presencia. El calor hacía presencia de forma cada vez más persistente. Imaginaos como iba Congrio, si con frío va en manga corta, con calor…Pasamos la Chanata, nos abrigamos y comenzamos la bonita bajada hacía Instinción.

Aquí se despide elbichito que iría a Gergal “Que agradecido es madrugar, a las tres de la tarde estaba en Gérgal con 106 km en el cuerpo y a las tres de la mañana estaba en el bar en pleno festival” y Jorge para Almería. Carlos, el radikalbike, el externo, le dicen, se incorpora a la aventura desde Instinción. Quién haría presencia de su “botella de vino” más tarde. Tras repostar en la gasolinera cercana a Canjayar, unas barras de pan, una litrona, aquarius, frutos secos, dejaríamos a cambio de dinero al personaje que nos despachaba. Comienza la subida por tramo asfaltado a Ohanes.

Carlos jugaba con la ventaja de 75 kms menos en las piernas y su ánimo y ganas de disfrutar la “botella de vino” con nosotros hizo que aumentara la motivación. No obstante, como bien sabemos, la subida es dura. En Ohanes, Gastón y yo decidimos tomarnos un té con limón en uno de los bares, mientras el resto cargaba agua en las mochilas. Hasta aquí, la 3/4 parte de la ruta estaba ya terminada. Nos faltaba otro tramo, que no siendo duro por la pendiente, si lo fue por las horas de bici, kilometraje y peso que llevábamos. En este último tramo aumentan las paradas, el tío del mazo quiere aparecer en varios de nosotros, las piernas pedalean por vergüenza, nuestras bocas saborean lo que las navidades dejaron, higos secos de Gastón, turrón de Congrio… el paladar dulce era lo único que nos quedaba. Entre pinos,
mirándonos los unos a los otros, que si yo no puedo más, que cuánto queda, que donde está Gastón, que si se ha perdido… NO. Ahí estaba Gastón, subiendo con 95 kms en las piernas con 3200 metros de desnivel con alforjas por un cortafuegos. Pasaba de seguir la pista y dar tanta vuelta hasta el refugio, un cortafuegos de por los menos unos 18º de pendiente. No era el tío del mazo, sino, el tío del sapo. Gastón, Congrio y “yo”, Diego y por último Carlos llegamos al área recreativa que estaría a unos 200 metros del refugio.

El refugio de forma rectangular, con literas de madera a un fondo, chimenea frente a la puerta y servicio a otro fondo, era casi perfecto. Entre pinos, entre el frío, y entre ruidos pasaríamos la noche. La temperatura baja notablemente, desde 23 grados por el día hasta -0 grados que haría la hora cercana a las 6 de la mañana. Nos cambiamos de ropa, nos abrigamos, buscamos leña y encendemos el fuego. Habichuelas, chorizo, espaguetis, macarrones y sopa degustamos aquella noche. El tan esperado momento del vino, Carlos saca la botella de vino. Ansiosos de probar el vino, hace presencia la botella, bueno, mejor botellita, porque eso era un 3/4 de botella, dicho de otra forma, eso era un chupito de vino para cada uno de nosotros, eso no era vino, eso era dejarnos con ganas de vino, eso hizo que Gastón con una molla de pan absorbiera vino del suelo que por descuido Diego tiró… Pero todo fue bien recibido, el compañerismo reinaba, las risas se oían, el calor recuperaba nuestros cuerpos, las ganas de descansar y acostarse aumentaban. Empezamos a sacar los artilujios de dormir, Carlos con un saco de -100 Cº, Diego con un colchón Picolín, Congrio al lado de la caldera humana (Diego), y Gastón con su barba, sí, sólo se veía su barba, y yo…me olvido de la esterilla, con mi saco de dormir ligero, de viaje, pequeño, que ponía +10Cº; la temperatura durante la noche bajó a 5 grados dentro del refugio……..imaginaros. No olvidaré, los cantos nocturnos, esos rrrrrronquidos que había debajo nuestro, a los lados de izquierda a derecha…Estamos en la cama,era tarde, una noche oscura, eran las 19:45…PM.

Crónica día 2, por Gastón

Estamos en la cama, era tarde, una noche oscura (con luna llena, jajá), eran las 19:45…

¡Que gente más sosa! Ni cuentos, ni chistes, ni… ná de ná. Los últimos en meterse en las literas fueron Congrio, que aun estaba comiendo, Carlos, que remoloneó hasta preparar su saco, y yo que gasté hasta la ultima ramilla en la chimenea, embelesado con la llama-estilo “el vaquilla”-. La música del teléfono de Diego fue nuestro somnífero.

La noche, sin entrar en detalles, fue algo larga para algunos. Todos roncaron menos uno, que aun no sabemos quien es, por que nadie dice haber roncado en su vida, jajá.

Por la mañana suena el despertador de Carlos, momentos de espera sin salir de los sacos, ¡que lo pare ya! Poco a poco vamos poniéndonos en marcha. Lo primero, el desayuno y acto seguido cambio de las “ropas técnicas” de la noche a las mallas largas y chaleco, es el momento más frio de la ruta. Con las alforjas ya montadas nos ponemos rumbo “de vuelta”. Subimos por la pista que habíamos dejado el día anterior hasta el otro refugio, donde también estuvieron nuestros compañeros, “Éste es nuestro nidito de amor” nos decían. Sin comentarios. Y comienza el espectáculo. Unas veredas de las que te hacen subir las pulsaciones (cuesta pa´bajo) Con la cámara en funcionamiento, Congrio sale disparado, nadie le puede seguir, ahí se nota la experiencia con las alforjas. Nos reagrupamos en algún repecho y vuelta a empezar todos a por Congrio que está grabando el polvo que va dejando tras de si. Tengo problemas con mis alforjas y paro a recolocarlas, un elástico se ha liado en la rueda. Congrio me ayuda a desliarlo, que había parado por temas de filmación, y él, en vano, intenta extirpar el objetivo de su cámara. Seguimos hasta alcanzar a los demás. Una vez más Congrio se pone delante y consigue abrir el objetivo para grabar. Esta vez lo seguimos algo más confiados, a estas alturas se nos había olvidado que llevábamos alforjas, incluido el campingaz (pa´bernos matao) y vamos con la adrenalina disparada. Se hace tapón en una curva, Congrio parado… parece una curva de las “técnicas”, NO PASA NÁ …!QUE VOY!, ZAS CATAPLUM! el resto lo hizo la gravedad con las alforjas. ¡Chacho estás loco! Me levanto del suelo diciendo “si no es ná” y mirando por donde pretendía bajar, pienso que de verdad estoy loco pero lo que digo es: “Esto se baja sin alforjas” jajajaja.
Seguimos bajando hasta enlazar con una pista y ésta a su vez en la carretera que nos llevaría a Abla. En la primera curva dentro de la población vemos una cuesta típica, de cemento, de un 22%. “Es por aquí”, dice Congrio. Pues allá que vamos Jaime y yo…y ya arriba Jaime se percata que había subido con el plato mediano. ¡NI LO MULOS!. Carlos y Diego, más sensatos aparecen a la vuelta para dirigirnos al bar para tomarnos unas estupendas tostadas con cafeses que habíamos acordado el día anterior.

Cargamos provisiones en el supermercado y agua en la fuente. Jaime dos botes… yo uno, así que llegamos a un acuerdo con los “camellos” del grupo para afrontar las rampas de los filabres hasta alcanzar agua. (NO LLEVEIS UN SOLO BOTE PARA RUTAS DE 100Km).

En este punto Carlos se plantea dar media vuelta, pero en el consejo se vota en su favor, así que no tiene escapatoria, y ha de subir hasta los 2000m. Lo pasaría algo mal en dichas rampas.

Nos vamos relevando para que no se lo comieran los lobos y hasta recibe avituallamiento en marcha. (EL MIMADO DEL GRUPO). Llegando a los 1700m nos encontramos a la troupe sentados tomando el sol (invernal) sin camisetas, esperando para comer ya que el pan lo llevaba encima.

Disfrutamos del descanso, el almuerzo, el sol, etc. Pero aún quedaban unas cuantas curvillas. Cuando parecía que íbamos a coronar nos dicen que hay premio de montaña y esprintamos Jaime y yo (No sabemos quien se lo llevó, por no haber foto finish). Seguro que tercero fue Paco que se lo disputó con Diego y tras ellos un Carlos algo recuperado.

Las vistas desde aquí no dejan indiferente a nadie, las cúpulas del Calar, la ragua enfrente, la sierra de Gádor y hasta el Puntal, que tanto se mencionó en la ruta…

Y digo yo: ¿para ir hacia Almería teníamos que haber subido estos casi dos kilómetros?…que chalados, bueno más bien ¡Que MASTRINKAIS!

Comienza el descenso por la pista que llevábamos, y la alegría volvía a nuestras caras, “ya solo es bajada hasta Almería”. Y nos ponemos tras “La Locomotora Diego” .PIIIIIIPIIIIII CHUCUCHUCUCHUCU PIIIIIIII PIIIIIII…hasta que oímos unos gritos del Congrio: “es por aquí” ,a lo que reprochamos: “pero si no hay camino ni vereda” .Y se pierde entre los pinares por lo que parecía ser la escorrentía de alguna lluvia. Las alforjas las seguíamos teniendo ancladas pero con tanto sendero empezaron a pasar factura; Diego pierde un guante, cuando se da media vuelta para buscarlo encuentra una esterilla que había saltado del pulpo , más abajo la barra de pan que había sobrevivido al almuerzo decide suicidarse también. Por fin encuentro agua en una balsa y paro a llenar el bote (NO LO HAGAN EN CASA) Sigo la marcha y otra vez Diego buscando por los suelos todo lo que llevaba en la bolsa del manillar .

Por fin llegamos al asfalto para alivio de nuestras alforjas y los más carreteros. Nos abrigamos y nos dejamos caer hasta pasar Aulago donde nos reagrupamos y arrancamos la moto superando velocidades de 30Km/h. La gente que nos viera no se que pensarían, seguro que algo raro pero más raro fue que unos niños nos invitaran a “echar un partido de futbol” en Alcubilas dónde habíamos parado en una fuente.

Ahora sí, estamos de vuelta y hacia Almería, ya parece que estamos cerca y por el Ricaberal volvemos a arrancar la moto realizando unos relevos algo disparatados en los que Carlos no quería entrar pues él veía ya el fin de la ruta.

Nos despedimos de Carlos, que decide volver por carretera hasta su vehículo autopropulsado, y el resto por mitad de ramblas pedregosas…pero ésta vez no quitaba ojo de las alforjas por si decidían saltar.

El Puntal tal, el Puntal cual pero al remate proseguimos rambla abajo y para dar unos datos más interesantes subimos una cuesta de cemento dura pero corta que nos llevaría hacia Gádor, Rioja, etc. Pasando por unas rutas de acceso habituales para los almerienses, pero de gran belleza por sus vergeles.

Llevamos 100 Km y como si nada (menos mal que no pudimos subir al Puntal, se hizo de noche) entramos por Huercal y en el último repecho ya no hay ánimos ni para ponerse de pie.

Estamos de vuelta y dando una vuelta por Almería, hasta llegar a casa de Paco que nos brindó su casa para despedirnos. Comiendo y bebiendo terminamos una pequeña aventura MASTRINKAIS.

¡!! Saludos y hasta la IV Invernal!!!

Fotos día 1. Son las 4 cámaras mezcladas

Fotos día 2. También las 4 cámaras

Vídeo día 1. De las 3 cámaras mezclado

Vídeo día 2. De las 3 cámaras mezclado

OnBoard Cam