Última salida del año 2011

Fotos de Alonso

Crónica de Jaime

Como grandes ciclistas de montaña no podía ser menos que despedir el año 2011 haciendo una ruta diseñada por “elbichito” y que como siempre no defraudaría en lo más mínimo.

Pues ahí estaba yo con mi café con leche rodeado de palomillas en el llamado Montellano cuando de repente entran Cano y Paco. Nos saludamos y en breve entran elbichito y Alonso. Como era de suponer, el camarero y dueño del Montellano, con habla amistosa, conocida y y quizás asustada de ver algún maillot de Los Mastrinkais nos comenta que cerrarían a medio día por ser 31 de diciembre de 2011. Aceptamos la comunicación ya que ninguno sabíamos cual era la hora de vuelta y vamos a bajar las bicis de los coches.

Supongo que como días anteriores fue el día de los inocentes la broma estaría presente en algunos de nosotros. Cano baja su bicicleta la cual no había revisado por lo menos hace una semana y nota que la rueda delantera está un poco desinflada, decide darle aire, y con una postura agachada se da cuenta que necesita ir al servicio. Aquí es cuando llega la broma, elbichito le vuelve a desinflar la rueda entera y cuando vuelve se sorprende y decide cambiar la cámara. Como ya habíamos esperado demasiado se desvela la broma y emprendemos el viaje. Como la ruta iba de pinchazos, ya por el tramo de carretera dirección Aulago Cano pincha una y otra vez = 2 veces.

Empezamos a subir el camino de tierra (congrio no se como se llama ese camino) y llegamos al pinar que al transitarlo nos dejaría en la pista que va al Observatorio. Aquí es cuando Alonso nos sorprende y saca de su mochila una boterra de cava, copas de plástico y turrón de Suchard. Imaginaos el panorama, por lo menos 30 minutos de cachondeo. Según bichito estrenamos camino nuevo, con el inconveniente de la aparición de una población de tipo cactus puntiagudo en un km de longitud. Que si pareces que llevas la rueda pinchada…que si tal y pascual, resumiendo, paco pincha la rueda trasera, y yo pincho primero la trasera y la delantera al final de la ruta.

Después de remontar la cara norte de Calar Alto la cual nos demostró en varias ocasiones la dureza de algunas de sus caminos, empezamos a bajar la cara sur por una pista perdida entre pinos. Aquí vimos como elbichito pegaba un salto hacía delante cayendo don las dos manos y pecho. Por suerte nada grave. Las labores de mantenimiento de limpieza de maleza hacía constancia en la pista hasta llegar a una parte que no habían limpiado, era una pista casi intransitable por el matojo y agravado por deslizamientos de terreno causa segura de las lluvias torrenciales de principios de 2011.

Por fin llegamos a la rambla (no me acuerdo el nombre congrio) que nos haría llegar a Gergal. El resultado fue 7 horas y 50 minutos y una distancia aproximada de 68 kms.

Feliz Año Nuevo 2012.