Mini Holliwood – Arroyo Verdelecho

No tenemos fotos, pero solo por la crónica del Vitel merece la pena poner los datos de la salida del sábado.

Fotos que ha puesto Paco (SantaCruz) en su FaceBook

Como sabéis los que leéis el foro , una tormenta no pronosticada me iba impedir asistir a la jornada de reflexión, pero mira por donde, que unos vientos favorables arrasaron las nubes de tormenta y me aclararon el día a las seis de mañana.
Y en ese momento se inicia el debate . Vas o no vas?. El cuerpo no responde , la cabeza menos,pero hay algún resorte involuntario que me tira de la cama y me lanza al encuentro.

Cuando llego al aparcamiento del miniholywood, ya están allí, Paco , Jaime y guillen al momento Alonso y el Bichito, sin demasiada demora partimos hacia la rambla de tabernas en sentido ascendente, inmediatamente giramos a la izquierda y empieza para mi un terreno inexplorado.

Ponemos el primer pie a tierra , tenemos que salir de la rambla para buscar la pista que nos lleve al poblado mexicano ,pasamos cerca de él bajo la mirada lejana de un fotógrafo que anda cogiendo imágenes de las ruinas.

A partir de aquí, nos vamos adentrando en el precioso desierto de tabernas.
Desaparecen las referencias ,giras 360 grados y hasta el horizonte todo es un continuo de pequeñas montañas desnudas de sombras con la vegetación típica del desierto, la claridad y la luz del día acompañan para disfrutar aun mas del inmenso espacio natural que nos rodea.
El bicho ha seleccionado entre un laberinto de pistas que surcan el árido paisaje, las que nos han de llevar a la rambla del arroyo verdelecho ?….,un continuo sube y baja, caídas sin importancia y paradas para reagruparnos hacen que vayamos disfrutando y desgastando fuerzas, por eso el deleite es doble. Un ultimo descenso, para perder toda la cota alcanzada, desemboca en la rambla arrollo….., es otro de esos rincones únicos del desierto , vamos pedaleando por el lecho de la rambla sobre una arena compactada por la ultimas lluvias flanqueados por paredes que la erosión de la rambla ha ido tallando en la montaña hasta que llegamos a una pequeña pedanía de Gérgal que creo , da nombre a la rambla, quedan cuatro casas la mayoría en ruinas, pero con el encanto de las pequeñas y aisladas barriadas.
Paramos y comemos un poco para reponer fuerzas. Al momento empezamos a subir las cuestas que nos sacan de la rambla, para no parar de hacerlo hasta la carretera de Castro de Filabres.
Allí damos las gracias al cielo , por ese dolor de rodilla que ha impedido al congrio acompañarnos en la ruta, y que nos deja , unánimemente tomar la decisión de que ya basta por hoy el sufrimiento.
Nos lazamos como posesos en busca del tercer tiempo y pese a las dificultades la mitad de la expedición consigue alcanzarlo.
Como no podía ser de otra manera celebramos como se merecía otro dia grande

Track:

IBP: