La ruta oficial llega a Carboneras………y vuelve

Como diría Bichito: ir para quedase como que no, mejor volvemos.

Tengo que reconocer que una de las cosas mas difíciles fué tomar una decisión, Diego se adelantó al Bichito y propuso ir a Carboneras, un “paseo” de 160 km disfrutando de la primavera en el parque natural (que por cierto estaba precioso), pero Bichito no ceja en su empeño del Soplao y esta opción no le parece adecuada para su preparación, así que se organizan dos salidas y el corazón se parte, después de hacer mis consideraciones decido acompañar a Diego (¡que amenazó con ir solo!), Jordiman, rescatado para el mundo de la bici, Eu y Beatel toman la misma decisión y a la hora de la cita aparecen David, Manolo y Javier (que acompaña a David)

El Beatel aparece sin sillín y aunque se plantea hacer la ruta solo con la tija le sugerimos que deje el vicio para otra mejor ocasión y conseguimos convencerlo para que monte su sillín, labor que nos retrasó la salida.

Nos plantamos en San José y en sus calles desayunamos con unas vistas que a algunos le parecieron espectaculares por sus redondeadas formas. David, Manolo y Javi tenian previsto hacer la ruta hasta aqui y así lo hacen, después del desayuno se vuelven y nosotros cogemos la rambla que nos lleva a El Pozo De los Frailes para dirigirnos a Los Escullos, Amatistas y Rodalquilar, todo esto lo hacemos juntitos y aprovechando la potencia y el cuerpo de Diego, especialmente, y Jordiman. Al llegar a Las Hortichuelas propongo hacer la subida por la ruta pintoresca en lugar de por la carretera como marcaba el GPS, son algunos km mas de subida e incluso se sube un poco mas, pero es mucho mas tendida. Se acepta la propuesta y hacemos una subida rápida, Diego y yo vamos dejando primero a Eu, después a Beatel y luego Jordiman, estoy agusto y ya empiezo a pensar en la llegada a Carboneras, con sus cervecitas y su descanso para comer, así que aprieto y corono en solitario.

Empieza el sufrimiento de Eu, la bajada hasta Fernán Perez no es suficiente para su recuperación y junto al Beatel pierden la rueda de Diego y Jordiman que tiraban como posesos, yo a duras penas aguanto durante 4 o 5 km pero finalmente pierdo contacto, nos reagrupamos todos de nuevo y nos vamos de cabeza a la gasolinera de Carboneras, llevamos aproximadamente 90 km y tenemos hambre y sed para dar y repartir, lo arreglamos con un par de litronas, una botella de aquarius, una cocaloa y 3 litros de agua, el bocata, la fruta y los dulces. Fuerzas repuestas y vuelta a casa son solo 70 km y bastante favorables, solo el viento nos frena pero poco por que no apretaba como otras veces, Eu no consigue recuperar bien y practicamente hace los 70 km en estado catatónico pero sin una queja, bueno, de vez en vez se le oía decir bajo balbuceos: “estoy muerto”.

La Mayor, ese pedazo de terraza junto al mar, nos sirvió un tercer tiempo espléndido después del cual y no se muy bien porque extraña motivación nos lanzamos hacia Almería dandole fuerte a los pedales.

Ruta de corazón “partio” larga ( de las mas largas que yo he hecho) y con poca dureza, aunque digo yo…..160 km, aunque no sean muy duros, son 160 km y eso es una ruta dura, ¿no?