Alhama – Ermita de Huécija

En la ruta de este domingo estábamos citadas Inma, Sole, Isa, Montse, Jorge, Diego y David y dos nuevos fichajes, Yvonne (amiga de Alpedal) y Carlos (amigo de Jorge y Montse) para disfrutar de un agradable paseo por la Sierra de Gádor.

A primerísima hora de la mañana empiezan a surgir los imprevistos, Inma y Sole son baja por enfermedad.

Habíamos quedado a eso de las 10 en la casa de peones camineros que hay en la carretera de Alicún para empezar subiendo a la ermita de Huécija excepto David y Diego que habían decidido salir desde Almería en sus bicicletas a las 9. A eso de las 9:15 recibo una llamada que no me sorprende para nada, es David diciéndome que han calculado mal el tiempo, que después de 15 años haciendo esa ruta no saben realmente cuantos kilómetros hay y que no llegan a las 10 al punto de encuentro, así que me toca ir a recogerlos a la gasolinera de los Millares. Al recogerlos, solo se habla de bicis, que si me llevabas con la lengua fuera, que la media ha sido de 23 km/h,… en fin, que llegábamos 15 minutos tarde.

Ya todos juntos empezamos a subir. El perfil de la ruta era bien sencillo, primero todo para arriba y después todo para abajo. En unos cuantos kilómetros de subida llegamos al cruce de la ermita y aunque implica hacer un par de kilómetros de ascensión para después deshacer este mismo camino las vistas merecen la pena. Hace un día espectacular y nos relajamos un buen rato asomados a la barandilla mirando hacia Barranco Fuerte y los paisajes de los valles del Andarax y del río Nacimiento. Lo mas sorprendente fue que nuestra amiga alemana conoce cada rincón de nuestra tierra y nos comenta que hay una vereda que sale de la explanada de la ermita hacia la pista, bordeando el monte y evitando así bajar otra vez hasta el cruce, David también la conoce pero preferimos deshacer el camino ya que la vereda no es ciclable y la parte final está llena de aulagas pinchosas.

Jorge empieza a bajar antes que el resto porque tiene el freno trasero fuera de servicio y no puede ir muy rápido. Y otra vez toca subir, hasta una corta bajada que nos lleva al Campillo de Huécija, una zona llana donde nace el Barranco Fuerte. El descanso acaba demasiado pronto y otra vez la rampa. Poco a poco llegamos al cruce del Aljibe del Marqués y las chicas vamos pidiendo una parada técnica para echarle algo a nuestros estómagos, pero nos lían y decidimos seguir un poco mas para no tener que subir cuestecicas con la barriga llena. Así llegamos a la Zarba, donde toca una buena comidita y descanso al sol acompañados de los molinos del parque eólico de Enix.

Tras el merecido descanso y un repaso de crema solar, bajamos casi sin pedalear hasta el punto de salida. Debido a las prisas por los respectivos compromisos familiares nos saltamos el colacao del tercer tiempo y mientras recogemos, vamos planeando la ruta del próximo domingo con posible final homenaje en los baños árabes. ¿Quien se apunta?