Kais Girls en el camino de Enix

Crónica de Solecilla

Qué mejor se puede hacer en un puente como el de esta semana que aprovechar y hacer una ruta btt en la mejor compañía posible, las Kais Girls, aunque pocas esta vez, pero bien “avenías”. Quedamos a las 9:30 de la mañana en la puerta del Ballesol Montse, Isa y Solecilla, y 15 minutos después nos dirigíamos a la calle Largo Caballero y a nuestra querida “primera cuesta” del inicio de ruta, no sin antes tener la tentación por parte de Isa de seguir a unos cuantos bicicleteros más que cogieron el camino que hay detrás del estadio, y lanzarnos a la aventura sin saber con seguridad cual sería la ruta….

Poco después concluimos que su intención (la de los otros ciclistas) era la de evitar esa primera cuesta…. Nosotras en cambio como osadas y valientes fuimos a por ella….. y la pasamos, no sin dificultad, pero la pasamos, subiendo unos métricos más que la última vez, pronto será nuestra!!!!!!!

Y así nosotras más felices que unas castañuelas entre conversaciones, risas, cotilleos, y una temperatura y paisaje más que primaveral alcanzamos la primera presa, nos tomamos unos chocolaticos, echamos unas risas más y como era pronto y teníamos ganas de más, de mucho más, continuamos hasta llegar al pueblo……. Que no!!!!!!! Que Si que continuamos pero hasta poco después de pasar el cortijo blanco de cuyo nombre no puedo acordarme hasta llegar al embalse, 15 km y 541 metros de subida después desde la salida, pues más que una ruta en sí la de esta mañana ha sido una salida de entrenamiento-mantenimiento del fondo conseguido en los últimos meses por las Kais, pero no queda lejos el día en que completemos este antiguo camino romano….

Ya de vuelta nos cruzamos con la famosa “chica de rosa” que dio bastante juego en la carrerillas de la diputación. La chica en cuestión le echó una mirada con sonrisa incluida a Isa de “me he quedao con tu cara….”

A parte de esto…ejem, como decirlo, intentando emular las proezas con la cámara del Congrio intenté hacer algún video bajando y… evidentemente aterricé en forma de plancha en el suelo, sin más consecuencias que unas cuantas risas más…. pero es que con esa imagen del Cabo al fondo, el mar, ese solecito que lucía, la ciudad y las chicas en acción no pude resistirme….
Poco después estábamos con unos boqueroncitos, paella y hamburguesas (con mucho ketchup para Montse) comentando la jornada y maquinando la próxima….