¿Quien dijo que la carretera no podía ser dura?

CRONICA CARLOS:

Hoy hemos salido dos (champo y yo) de los carreteros del club para chequear la macrorruta de las cuatro sierras.

A las 8:30 hemos comenzado desde la Plaza Circular a rodar para atacar la primera de las sierras, la de Gador. Nada mas vernos Champo se ha encargado de alegrarme el día con el parte meteorológico y el nivel amarillo por viento previsto en Almería.

El inicio ha sido a un ritmo alegre y vivo. Hasta la rotonda de Bayanna ha sido mi participación a la cabeza en todo el día. Pronto llegamos a Vicar para subir a la Venta de la Mamona. La subida por el pueblo de Vicar hasta el cruce de Felix es muy bueno por el poco tráfico y las vistas, sobradamente mejor que la carretera que sube desde Aguadulce. En nuestra ascensión hemos ido dejando varios grupillos de ciclistas atrás. Para mi desgracia Champo no tiene los platos compact así que su desarrollo mínimo era alto y me ha llevado todo el día con la lengua fuera. La primera ascensión ha sido rápida, estamos frescos como lechugas y casi no da el viento. La bajada nos obliga ponernos abrigo ya que la sensación térmica es importante y nos morimos de frío.

Nos vamos adentrando en el Valle del Andarax para atacar la segunda sierra del día, Sierra Nevada. La ascensión será por Ohanes y llegaremos a Abla. En este trayecto de trámite hasta el cruce de Ohanes el viento empieza a pegar cada vez mas fuerte y la peor previsión se empieza a cuajar. Hasta la Ermita de Tices penamos, bueno peno mucho también por el viento. Son unos doce kilómetros de subida que se hacen duros por el viento, el frio y el ritmo del Champo. La bajada ha sido una nevera y casi vuelo en un par de curvas gracias al viento. Ya en Abla decidimos hacer una parada para comer algo ya que el desgaste ha sido importante y aun quedan muchos kilometros hasta Almería con viento cada vez mas fuerte. El bocata de lomo con queso y tomate espectacular, ah! y regado con un batido de chocolate, ummmmmm.

Salimos calentitos, descansados y saciados de comida del bar, fuera el frio y el viento nos devuelven a la realidad y nos presenta las dificultades añadidas que tendremos hasta Almería. Las subidas pr la via de servicio hasta la Venta del Pino son un paseillo con el veinto a favor. En el ricaveral la cosa cambia un poco y el viento es algo mas duro pero en las bajadas no es algo trscendental. Del Ricaveral a Gador se suceden rachas de viento fuertes con tramos sin viento. Ya en Gador regresamos por Benahadux donde estoy roto y vacio. Las cuestas me pasan factura y el viento no ayuda mucho. El Champo como buen compañero baja el ritmo para que me aproveche de su estela y no pene tanto. Iba tan mal que psicologicamente estaba convencido que era mas rapido por Rioja y cada repecho me iba quitando lo poco que tenía aun en mis piernas.

En fin un día de flacas importante, con buena compañía pero demasiado fuerte, eso si muy solidario. He llegado agotado como nunca.

Diego se te ha olvidado ponerme el Motor Cancelara y lo he necesitado.

CRONICA CHAMPO:
Recién levantado lo primero que hice fué mirarme las isobaras y predicciones del INM porque tenía un mal presentimiento, y mis peores temores se confirmaron. Os he de confesar que pensé en llamar a Carlos para anular la cita (ya sabéis lo mariquita que me he vuelto ultimamente) pero como en estas 2 últimas semanas solo he salido 3 veces, el sentimiento de culpabilidad me invade y decido presentarme a la ruta.
Decir que la subida que me ha enseñado Carlos por la antigua carretera de Vicar ME HA ENCANTADO, yo no la conocía y he disfrutado de cada metro de la ascension. La subida hasta el parque eólico fué sobre ruedas, sin viento ni frío, allí arriba nos encontramos con mas ciclistas que cuado oyeron nuestros planes de ruta se quedaron boquiabiertos.
Bajada sin problemas hasta Ragol, el viento nos respetó hasta que empezamos a subir por el valle del Andaráx, y nada mas poner las ruedas en los primeros 500m de subida a Ohanes un huracán salido de la nada comenzó a azotarnos durante la subida y ya, durante todo el resto del día. Con las bicis de montaña no se pena tanto con el viento pero con las flacas es CRIMINAL. Para darle mas aliciente a la cosa, mis desarrollos ultra largos me hacen subir a un ritmo elevado SI o SI, es lo que hay, Carlos decía que estaba fuerte pero no subía fuerte por eso, la cosa era bien simple: O subía así o simplemente, NO SUBÍA.
La bajada del puerto de Santillana (Sª Nevada) hasta Abla fué espantosa por el HORRIBLE viento en contra, aparte que el frío me paralizó los músculos de la cara, las fuertes rachas de viento lateral en las curvas me hacían tambalearme muy peligrosamente, ciertamente no me explico como hay tanta diferencia ente la MTB y la flaca a la hora de la exposición al viento.
El bocata de pan crujiente y lomo, queso fundido y tomate restregado fué una bien merecida recompensa y para colmo Carlos se tiró el detallazo de invitarme (después de la panzá de sufrir que se ha pegado por mi culpa, no lo entiendo, la verdad )
Bueno, como bien dice Carlos, al salir del bar la realidad nos dió un buén bofetón en forma de frío y viento, menos mal que esta vez el viento sería nuestro aliado hasta llegar a la venta del Pino, como nota curiosa mencionar que hubo un llano que íbamos a 52km/h SIN PEDALEAR y la velocidad NO DECRECÍA. Una vez bajado el Ricaveral los 25kms restantes se hicieron bastante tediosos por los sube/bajas y el viento en contra, pero logramos llegar a Almería sin desfallecer!
Volvimos por Benahadux-Briseis-Los pinos en vez de por Rioja-Pechina-Viator y aunque es mas corto y supuestamente mas rápido, lo cierto que es un recorrido que castiga al que va desfondado y Carlos penó bastante. Yo la verdad es que iba muy cansado pero bajando por los Millares hasta Gador milagrosamente recuperé bastantes fuerzas y pensé que a Carlos le había pasado lo mismo que a mi, pero no fué así. Perdona Carlos por la elección de ese camino pero te juro que lo hice con mi mejor intención. Lo último de todo es agradecer a Carlos su grata compañía, la verdad es que últimamente la gente no me aguanta demasiado y no les culpo, estos pasados meses no han sido mis mejores.