A Lucainena con la diputación

Marcha Lucainena de las Torres – Uleila – Lucainena de las Torres from atarip1 on Vimeo.

Estábamos citados a las 8.30 en la plaza del consistorio, íbamos muy confiados, pensábamos que a pesar de ser una ruta de kilometraje larguillo (unos 65 km) sería facilona para las chicas.

Después de recoger las acreditaciones oímos a la organización que anunciaba las 1.30 como hora límite de llegada (al parecer había un interés muy especial en que alguien viese a Alonso en su Ferrari) y las dos como hora de servir la comida, empiezo echar cuentas y veo claramente que a esa hora no llegamos ni de coña por favorable que fuese el terreno, no hago ningún comentario al respecto para evitar nervios y tensiones.

A las 9.15 (+-) tomamos la salida y recorremos unos 4 km por la preciosa vía verde del tren de Lucainena tras los cuales recorremos otros 7 u 8 de rodeo para volver a Lucainena, estos km son los mas duros de toda la ruta, sin duda alguna. Fuertes y continuos toboganes que hacen que algunas de nuestras chicas se bajen de la bici y terminen las cuestas andando.

Llegamos los siete (Isa, David, Vero, Congrio, Ana, Montse y yo mismo, Inma se cayó de la lista de convocados a última hora por motivos obvios) a la carretera mas o menos a la vez y empezamos muy poco a poco a adelantar a algunos/a que marchaban mas despacio que nosotros. La ruta era engañosa y nosotros íbamos despacio pero sin sufrir demasiado comparado con las caras que veiamos, aunque km a km la cosa se hacía menos llevadera.

En el avituallamiento de Uleila (al que también llegamos juntos los 7, a pesar de haber ido todo el camino desperdigados) pasamos un ratico agradable de recuperación y cambio de pañales. Alguien nos urge para reiniciar la marcha y comenta lo de Alonso y su Ferrari, con otras palabras les decimos que nosotros hemos ido a montar en bici y no a ver a Alonso y que no se preocupasen por nosotros, Isa “amenaza” con protestar oficialmente y la cosa se tranquiliza, degustamos los aquarius y pastelitos mientras recordábamos otros momentos ciclistas en esa misma plaza (Antonia, sus jarras de agua caliente y una pierna en la barra de un bar……………..) y reparamos un pinchazo de Congrio (preámbulo de lo que nos esperaba)

Vero iba sobrada, Isa con gran regularidad, Montse empezaba a quejarse pero ni se planteaba lo del coche escoba y Ana (fuera de punto por su falta de continuidad) decide subir al coche escoba.

Partimos hacia Lucainena y entre abandonos y que nos retrasamos en la salida nos quedamos los últimos.

Al poco de reemprender la marcha Montse ya si empieza a tener problemas musculares y va haciendo paradas provocando que nos quedemos descolgados y escoltados por protección civil.

Pincho en dos ocasiones, Montse sigue la marcha mientras Congrio me hace todo el trabajo sucio en los pinchazos, eso si el muy cabrón se quedó con mi caja de parches para cobrarse el curro, jajajajajaja.

A 4 km del final y cuando la organización ya nos desviaba por la carretera Montse decide (sabiamente) subirse al coche escoba, mientras Vero, Isa y David andan por los alrededores de la meta siguiendo la ruta oficial hasta que también los sacan a la carretera.

Comida bien organizada, aunque un poco pobre de cerveza, y sabrosa(ensalada de pastas y albóndigas con patatas fritas con una exquisitas natillas caseras de postre) que engullimos entre conversación y con la noticia de Sole (Alonso en pantalla gigante de fondo).

Congrio pon las fotos y videos. ala