Yo las he visto… están locas

He tenido la suerte de verlas en acción, en grupo y con una ruta de 50 km y mas de 1200 m de desnivel.
Están locas, madrugan, desmontan sus bicis para poder meterlas en su utilitario, abandonan sus hogares, sus parejas, sus obligaciones y se lanzan a la carretera para hacer 65 km, descargar sus bicis, montarlas y con el glorioso maillot mastrinkais (por cierto en los cuellos de sus maillot hay que poner, como corresponde, KAIS GIRL) afrontar con valentía una mañana de alta montaña en Sierra Nevada, SON LAS CHICAS MASTRINKAIS.

Ha sido por casualidad, el jueves pasé por la sede y Sole me pidió el teléfono de Montse, al parecer Inma e Isa querían contactar con ella para hacer una ruta por Rodalquilar, la informo del numerito y de que nuestro plan para el fin de semana pasaba por Fv, ahí quedó la cosa. El viernes me dice Montse con una amplia sonrisa, me han llamada las mastrinkais que dicen que suben mañana, para ese momento Montse y yo ya habíamos diseñado nuestra ruta así que decidimos que se sumasen a nuestro “paseo” sin cambiar nada.

Montse queda a las 9 de la mañana, a las menos cinco yo ya estaba preparado para salir, pensaba que serian puntuales, pues no, su hora de llegada 9.10, me preocupo, pienso lo peor, si esto empieza así………..veremos a ver.
A las 9.30 empezamos la subida hacia Laujar, Inma e Isa imponen un ritmo interesante y Montse no fuerza y se queda un poco, en Laujar nos reagrupamos y cruzamos el pueblo para afrontar la subida a Paterna, mas de lo mismo, Inma casi vuela, Isa la sigue y Montse sigue conservadora. Antes de la primera bajada hasta Fuente Agria Isa recibe una llamada de teléfono, su tía, Montse la pasa y yo me quedo con la que cierra el grupo, Isa, no se si por el contenido de la conversación o porque pero se siente un poco mareada, se sienta respira y sigue camino sin una sola protesta, empiezo a pensar que los malos augurios de la llegada no son mas que un espejismo, estas tías son duras y van a terminar la ruta, ese detalle me anima y esa es mi reflexión, un poco mas adelante Montse e Inma nos esperaban para llegar todos juntos a Fuente Agria, las nuevas por la zona no la conocían y decidimos hacer una bajada a pie para probar el agua y conocer ese bonito manantial, las dos le hacen ascos al agua pero flipan con el sitio, pletóricas de emoción deciden hacer la primera llamada del amor, David, ¿a que no sabes donde estoy?…………e n Fuente Agria y voy muy bien, David, al parecer, se lamenta y se arrepiente de no haber subido aunque no hubiese terminado la ruta ya que tenía que trabajar, Isa comenta su tardía “no decisión”

Me preocupa la subida que hay al salir de Paterna y les aviso de lo que les espera, al mismo tiempo les digo que es último esfuerzo grande, que nos pondremos a 1250 m y a partir de ahí la subida hasta los 1700 será mucho mas suave y bonita, ahí queda la cosa y atravesamos el pueblo con ánimos renovados, pero efectivamente la cuestecita y los 10 km de subida que ya llevaban hacen mella , Isa se va quedando, Inma abre el grupo y hace hueco, detrás Montse, Isa hace un amago de poner pie en tierra pero por única vez en toda la mañana hace caso de la motivación que le intento trasmitir: no te queda nada Isa, aguanta un poco y podrás decir que has subido sin pisar tierra, lo consigue y nos adentramos en el bosque de encinas que hay al empezar el camino del coto micológico de Paterna.“

Las vistas son espectaculares, Sierra Nevada, Sierra de Gador, La Contraviesa, el mar.
Inma va sobrada pero Isa y Montse reclaman una parada, efectivamente la pendiente en esta zona es mucho menor pero ya llevan mas de dos horas de ruta, quizás tres y siempre subiendo, sus cuerpos le piden alimento y reposo, organizamos una parada y desacertadamente Inma se sienta sobre el tocón de un pino, su culote coge resina mientras elle engulle su sanwich, que no bocadillo, Isa ofrece fresas deshidratadas y Montse nueces, la mezcla de fresas y nueces además de nutritiva y energética es muy rica, ummmmmmmmmm, buenísima mezcla y muy agradable parada.

Continuamos nuestra marcha y al poco rato, y a pesar del descanso, se oyen frases que de nuevo me traen la inquietud:” estoy empezando a dejar de disfrutar”, “tengo amagos de calambre”, “¿Cuánto queda para el punto mas alto?”, mi preocupación va decreciendo a medida que observo, con satisfacción, que estas tías son mastrinkais, no son quejas, solo comentarios, por su mente no se pasa la idea de abandonar aunque sus cuerpos les piden mas sosiego.

A estas alturas Inma ya casi hace la ruta por su cuenta, Montse en terreno de nadie y atrás Isa que de vez en vez hace cortas paradas que le ayudan a desencalambrarse. Estos dos últimos km a Isa se le hicieron largos y duros y aunque aceptó de muy buen grado que le empujase no protestó ni una sola vez.

Llegamos al cruce del mirador de Mosquera (1700 m) y empezamos, tras un pequeño descanso, a disfrutar de esos 15 km a media ladera que llevan hasta Los Cerecillos casi sin perder ni ganar cota y que entre pinos y encinas te hacen disfrutar de una vista fantástica, donde los barrancos y el agua fluyendo y corriendo por multitud de sitios hacen pensar que estas en otra provincia mucho mas al norte que la nuestra. FANTASTICAS VISTAS.

Cuando llegamos al cruce a cuatro las chicas se confabulan y deciden acortar la ruta eludiendo pasar por los cerecillos e iniciando el descenso hacia la carretera de Paterna, le quitaron tan solo unos 5 o 6 km sin dificultad física y con gran belleza pero algunas tenían una cita con la fiesta del fin de semana y andaban cortas de tiempo, por esta razón se plantea la siguiente disyuntiva: o pedaleamos o tercer tiempo, así que sabia decisión y nos encaminamos al tercer tiempo, nada que ver con los nuestros, tranquilidad, educación, buen rollito, ni un solo viva España, ni una sola voz mas alta que otra y lo mas importante y que mas os distingue de ellas, sobró cerveza, sobró comida (de esto poco pero sobró) y sobró educación, no como cuando venis vosotros que al marcharos siempre viene el alcalde y la guardia civil a ver que ha pasado. Aprended villanos.

Enhorabuena a las tres y que cunda el ejemplo y sobretodo que se repita.