Las 4 Sierras

Crónica de Pepe Beatle

El Jueves llamo al Comandante para que me de el parte de la programación del fin de semana.
– ¿ Es que no has visto la página?
– Estos han organizado el ataque a las cuatro sierras…….. . Ah y lo mejor. ¡Han quedado a las cinco de la mañana en el quemadero!
Le pregunto por sus planes, él se va a Fuente Victoria. Quedo en visarle si decido subir y cuelgo.
Adopto una actitud , que no concuerda con un Mastrinkais, REFLEXIONO:
Vamos a ver……, estos niños y alguno que otro no tan niño, no se les ha ocurrido otra cosa que hacer una ruta de 200 km con más de 4000 de desnivel, saliendo a las 5:00 de la mañana, puro eufemismo porque a las 5:00, ni es de día, ni parece que vaya a haber mañana … CONCLUSIÓN…
Primero. Estos mamones , no quieren que vaya el Champú ( lo escribo así ,porque al parecer el ideólogo es Germinator, otro capitán araña, por cierto), pero lo que es peor

Segundo, se quieren quitar de en medio A LOS ANTES. Entre de LOS DE ANTES, hay algo más de cordura, pero dentro del grupo, alguno, por aquello que todo el día esta rodeado de niños , cree que los granos que de tarde en tarde le salen en la cara son todavía de pubertad. En fin, que se tira piedra sobre su propio tejao.
Hecha esta reflexión, me quedo algo melancólico, se habrá acabado el embrujo mastrinkais.
Borro esa imagen y pienso en mi comandante, y en como convencerle para que ésta vez no saque ninguna instantánea, QUE TANTO JUEGO DAN A LA CHIQUILLERÍA, de lo que parecía, casi seguro, otra denuestras rutas en soledad.

El Viernes recibo un mensaje celestial , es la virgen del congrio,
-¿Qué, pasa beatle? no te has a pronunciado.

Reconozco, que en ese momento comprendo el trastorno transitorio del bichito, éste niño tiene una inexplicable capacidad de seducción para hacernos perder la cordura, porque yo también flaqueo, y pienso en apuntarme al descerebrado proyecto.

Recobro la cordura, y contesto algo así como….. Cuanto me gustaría ir… pero…. Me es imposible…. si se obrara milagro te llamare…

EL MILAGRO

Es viernes al medio día.Ya estoy de fin de semana, mañana será un día anodino porque me voy a dar un suave paseo por la sierra con el comandante.
No hay reto M3KS, no tengo que descansar y no tengo que cuidarme en las vísperas de la típica paliza.
Si señor, esto hay que aprovecharlo, unas cañitas del medio día con los de mi edad, y ¿por qué no?… unas copitas, que puedo rematar con una cena familiar tan trasnochadora como marque las limitaciones impuesta por la edad de mi niña.

El hombre propone pero la VIRGEN dispone…… Pues eso , ¡la virgen que pelotazo!.
A partir de no sé que hora , momento ni lugar, dejo de ser dueño de mi voluntad, algo que no se que es, ni de donde viene, se hace con el control de mi cuerpo y me maneja como un títere.
A las 4:00 de la mañana, abro los ojos inyectados en sangre, sin despertador alguno. No sé la hora a la que me acosté, me levanto como un resorte y me encuentro ante el espejo intentando incrustar las lentillas en los dos globos que tengo en la cara.

El puto milagro se ha obrado. Estoy en el coche llamando al congrio, camino de la gasolinera del Vallesol.

LA RUTA

Desde que me monto en el coche hay algo extraño, iba, como si ya hubiera tenido lugar el tercer tiempo, con la música a tope y desgañitándome…… No estaba muerto, no no…Estaba tomado cañas… ay lerelelé.
Llego a la gasolinera y cuando me doy la vuelta al sacar la Bici del coche, Ya está ahí, se ha hecho hombre,(niño), es el congrio, lo toco, carne y hueso. Esto no es un sueño, es una pesadilla que empieza ahora.
Como siempre , me aturde con su diligencia, antes de darle los buenos días , ha montado la rueda de mi bici engrasado la cadena y hablado con el resto de los dementes con los que ha que dado debajo del puente de la autovía.
Voy como si fuera en globo no tengo sensación d gravedad. Llegamos al puente y ni Dios.
Miro hacia arriba y veo dos focos anaranjados.
Mira un coche, le digo
No hombre son unas hogueras.
Llamamos de nuevo al personal. Están esperando al presi, pero vienen de camino.
,-Vamos tirandillo y nos quitamos la primeras rampas, me dice.
Me dan ganas de llorar, es más, creo que la noche fue mi aliada porque yo noté algo húmedo en la mejilla.
Nos paramos y esperamos a que lleguen todos
.¡ Joder sorpresa! , aparece el champo, no sabemos como se reparte el sueño este muchacho, pero las 4.00 no es madrugar para él.
Detrás el resto del manicomio ambulante, Alex ,Diego y nuestro querido presidente haciendo gala de su buen despertar con un buenos días, gutura,l que recordaba a una simpática hiena.

Me acoplo en el que es mi sitio natural, a cola del rebaño y con los sabios consejos del bichito colocamos el modo económico y comenzamos la subida de la peseta. Alex , no puede aguantarse su acostumbrada prudencia y cuando pasa por mi lado comenta “parece que vas destilando las copillas de ayer”, no sé si fue esta la causa pero no volví a verlo cerca hasta bien avanzado el día.
Llegamos a las luces que habíamos divisado el congrio y yo . Y ni pa él ni pa mí, las luces eran las llamas de los retos de un coche al que habían metido fuego. Todos se paran menos el presi y yo. Tenemos claro que no hay que hacer ni el más mínimo desgaste que no sea absolutamente necesario , al momento aparecen los haz de luz de los admiradores del pirómano que pasan fugazmente delante de nosotros para dejarnos con nuestra agradable penumbra. La luz del bichito cuenta con una perfecta orientación, para comprobar cual de los platos lleva engranado o que lleva bien ajustadas la calas y el mío da igual la orientación que le pongas, solo se sabe encendido, si miras el interruptor en la posición On, que buena compra hice.
Visto que íbamos como los gatos de yeso, el congrio se queda con nosotros para que no nos despeñemos, pero para cuando estamos llegando al cortijo blanco ,el de la higuera, tenemos suficiente claridad como para no necesitar luces.
Ésto inquieta al bichito, que me anuncia que vamos con retraso para hacer los 190 km…… Que nos quedan.
Empieza a hacerse de día….. Y a mi de noche, no sé si voy a ser capaz, ni siquiera, de pasar las piedras sin matarme….. Es el momento más crítico, me ataca el PAPA´S ( pelotazo ansioso postalcoholico).
Ante el pánico, me paro antes de comenzar las piedras, para quitarle aire a las ruedas , mira por donde, no hubiera hecho falta porque a los pocos metros la de atrás lo perdía sola, prefiero subir inflándola de vez en cuando, que ponerme a cambiarla. En el camino me encuentro al Champo que también ha pinchado, pero a él le da tiempo a arreglar el pinchazo mientra yo le subo la mía al congrio para que haga una demostración al equipo Ferrari del cambio de neumáticos.
Se han acabado las piedras , nos tiramos para la fuente de Enix dejando al Champo atrás, mientras seca el pegamento del parche que le ha puesto a la cámara recien pinchada. Nos reagrupamos en la fuente.
Primera ocasión perdida para abandonar la ruta, al dejar atrás el cruce de Enix . Si me dejo caer por la carretera en 15 minutos estoy en la cama y le digo a mi mujer que vengo del baño. Pero no, continuo con la demencia, y todo sigue con la misma tónica, Diego y Alex a los que solo veo en las neutralizaciones delante, el Champo en un constante sube y baja , y el Congrio haciendo compañía a los de antes. Así hasta la Mamona, llgamos frescos, quieras que no, tengo una pequeña inyección d moral , he subido el primer puerto.
Nos tiramos hacia Alicun, ¡Ahora si! Bajando, voy el primero. De pronto oigo unos gritos son Diego y Champo, se marchan para casa. Segunda oportunidad perdida para abandonar.
Ya solo somos cuatro. Entramos en terreno desconocido para mi. La bajada a Alicun es preciosa, un continuo de terrazas repletas de frutales. Tanta belleza relaja mi cuerpo , incluido el esfínter, lo que aprovecho para eliminar parte del lastre del veneno ingerido el día anterior. Son momentos de cierta incertidumbre, nos hemos salido del trak, y el presi recrimina al congrio, que en su alocada bajada nos ha sacado del camino correcto. Dos o tres bancales a pata, después de las indicaciones de un amable lugareño, y ya estamos otra vez en el buen camino.
Llegamos a la rambla, después de zigzaguear por la ladera, y nos entramos con agua, vamos vadeando hasta que el caudal nos obliga a bajarnos de la bici y pasar a pie. Alex y yo zapatilaen mano el bichito y el congrio con las botas puestas.Tras el refrescon llaneamos por Alhabia, SantaCruz de Marchena hasta Alboloduy, Aquí nos paramos a comer, mi primer bocadillo, el quinto del congrio.
El bichito me informa de lo que va a ser el segundo puerto del día, me adelanta la belleza de la rambla de lo Yesos a la que solo vamos a ver de pasada. Acabamos fugazmente la comida, a falta del comandante ahí esta el bichito, y nos vamos tirandillo, la rambla también tiene agua pero esta vez la atravesamos sin problemas sin bajarnos de nuestras monturas, poco a poco nos adentramos en las gargantas de la rambla de los yesos, en verdad son bonitas, al congrio y a mí nos recuerdan Marruecos, es verdad, que a muchos les sorprendería saber que estamos en las estribaciones de Sierra Nevada (ilustraciones dl bichito de la luz). Vamos entretenidos, hablando y contemplado las preciosas erosiones de la naturaleza, cuando una rampa hormigonada nos anuncia la subida del segundo puerto del día, las rampas nos han de llevar a los 8 Km. de “zetas” que nos dejaran en Montenegro. Un lapsus en la memoria del bichito no recuerdan esas malditas rampas , será porque en su día las hizo bajando, a mi me van minando las fuerzas y para cuando llego al comienzo de las “zetas” ya empiezo a sentir los primeros síntomas de cansancio, el cielo azul radiante y un sol de justcia son el resto de los factores que convierten mi ascenso en un martirio. Delante el bichito es mi única referencia , el congrio me vigila porque huele el tufillo a pajarón, Alex, parece que esta pasando por las curvas, igual que la primera vez que lo hizo el bichito , bajando ( joder con el machupichu).
Al final con el ánimo de unos y otros llego a la cumbre, pero para entonces, solo me ronda por la cabeza, la manera de decirle a mis compañeros que abandono el desafío, en estado de desfallecimiento vamos llaneando y encontramos las primeras bajadas hacia Ocaña, eso si, por la otra vertiente de la sierra que nos permite ver el murallón que nos espera enfrente, la sierra de Filabres con unos 20 km de subida para alcanzar los casi 2.000 de altura.
Estoy completamente grogui, pero la bajada, junto con un oportuno pinchazo del presidente me dan el tiempo suficiente para engullir dos naranjas que tienen un mágico efecto reparador en mi moral.
Nos vamos a la plaza del pueblo, en la que no hay ni un espiritu, allí seguimos recuperando fuerzas y comienza el trabajo psicológico de mis compañeros para prepararme al ascenso del mayor puerto del día . Mi compromiso es el de empezarlo, pero no me comprometo a llegar arriba.
La meteorología se pone de mi parte, el cielo esta prácticamente nublado y unas nubes cada vez más negras van a terminar de cerrarlo , tanto es así, que acabaran descargando un fuerte aguacero en el ascenso.
¡Esto es la leche!, acabamos de dejar un calor infernal bajo un sol abrasador en Sierra Nevada , y ahora en los Filabres nos faltaba ropa para quitarnos el frío.

De los 20 km de subida solo puedo decir, que lo consegui gracias a mis compañeros, os puedo asegurar que el sufrimiento, es de esos que curten a un Mastrinkais.
Una vez más en la escalada, congrio y Alex iban sobrados en alegre tertulia con un fuerte bichito, pero éste creo que acusó los últimos km, justo cuando yo empecé a salir del más profundo de los pozos, porque en un momento que me puse a su altura , vi renacer al mismismo Michel Jackson en el videoclip de Thriller. ¡Qué susto!, menos mal que suavizó el gesto con una esforzada sonrisa.
Tras el homenaje al rey del pop, ya estábamos en la cima, aligeramos la ropa empapada en la medida de lo posible y nos lanzamos en busca de uno de esos senderos que solo nuestro presi conoce, para disfrutar de una bajada espectacular sobre un monte rezumando olores a tierra recién regada, que tuvo como colofón un entrante con una familia de jabalíes y de postre cuatro ciervos majestuosos con una cornamenta de medalla de oro con el que la montaña parecía recompensar nuestra entrega a tan titánico esfuerzo, para uno más que para otros, todo hay que decirlo.
Para entonces ya estábamos cerca de la carretera que nos llevaría a Aulago, a partir de aquí solo nos quedaban unos 50 Km. de puro “tramite” en los que mis compañeros de viaje, miraron de soslayo la 4ª sierra ,pero la solidaridad supero a la vanidad, y como una guardia pretoriana me acompañaron hasta el coll de Torrecardenas para dejarme caer hasta mi coche.
Ésta crónica , solo hace justicia a la ruta de hoy en lo interminable de su duración.
Saludos desde la UCI


Fotos Champo

Fotos Congrio