Fuente Victoria – Laguna Seca – Buitre – Ohanes – Cacín – Fuente Victoria

¿Qué demonios pasa con los de antes?

05:30 Suena el despertador antes de tiempo como viene siendo habitual, gracias a que tengo mi bici desguazada y no he tenido tiempo de prepararla. Me visto de romano y como no tengo hambre debido a la cantidad huevo de avestruz ingerido la noche antes(no es broma), decido desayunar y comprarme un bocata en El Indio que esta cerca de la casa del Congrio, al que tengo que recoger a las 07:00.

También he quedado con Carlos a las 06:00 en la sede para prestarle una pieza de la tija que se le ha roto.Buscamos la pieza y tras dar con ella Carlos se va directo a Fuente Victoria. Que necesita su tiempo de preparación dice….
Son las 06:20 y no tengo ninguna gana de ponerme con mi bici, así que cojo una “prestada”… jejeje

A las 06:35 estoy en El Indio desayunando y llamando a Paco a ver si esta listo. Me dice no se que de unas tortugas y que le de un toque cuando esté en su puerta.Cojo mi bocata de Jamón, que me prepara Joaquin del Indio, y a las 07:00 estamos saliendo, rumbo a FV.

Por el camino, mi compañero de viaje se come su premio por ser el primer clasificado Mastrinkais en el Soplao, un tiramisú casero, elaborado por Isa “la cocinicas”. También se dedica a meterse con mi manera de conducir, debido a las blanditas suspensiones del Opel Corsa que le he chorizado a mi madre…. Sácate el permiso de conducir ya hombre!!!
07:55.Todo este rollo de poner la hora es para que quede constancia de que no llegue tarde por una vez.Aun asi, Jorge tuvo que esperar como siempre a que estuviéramos todos listos.

Al final estábamos: Jorge, Beatle, Congrio, Nico, Carlos C. y yo mismo .Lista de asistentes caídos a ultima hora: EU, David, Victor…
Salimos dirección Nacimiento, pasando antes por Laujar para comprar pan, y ya se nota que los de antes están animados y que el Congrio tiene uno de esos días….. llamemosle juguetones. Yo llevo mucho tiempo sin pasar por la zona, y el camino parece estar ya en condiciones, pero justo a la altura del final del Aguadero, sigue estando destrozado.Cuando la naturaleza dice “ahí voy”, no hay quien la detenga. Hacemos un poco de escalada-senderismo y para terminar el inevitable cruce de río que no falta en estos últimos tiempos. Congrio ni se lo piensa, lo cual da confianza al resto, que cruzamos montados sin ningún remojon que recordar.
Empieza lo serio, y las rampas relegan hacia atrás a Carlos y a Nico, y los de antes marcan el ritmo. Congrio va de paseo y yo aguanto. Por lo visto Marruecos me ha hecho subir un puntito.

El agua suena por todos lados y el verde es el color habitual en estos tiempos pero Jorge nos recuerda lo atípico de la situación. Congrio nos va provocando y solo el comandante sabe mantener la calma y no hacer desgastes innecesarios.
Paramos en un paraje del que no recuerdo el nombre y el Congrio se come su primer bocata en el km.15, cada vez empieza antes!. Cuando llegan Carlos y Nico seguimos ascendiendo, aunque al poco tenemos unos km. de descanso. Nos desplazamos hacia el este, dirección a los cerecillos. Una vez allí, cargamos algo de agua y ya comienzan los rumores de retirada, ademas Nico va con problemas en la dirección.

Continuamos varios km mas llaneando y después de atender alguna llamada, no del amor precisamente, empieza la segunda subida seria del día. La llamada me hace empezar el ultimo junto a Paco que me espera en el cruce que da comienzo al ascenso. Aun voy bien de fuerzas, así que ponemos un buen ritmo, al menos para mi…. Alcanzamos rápido a Nico que va muy tocado y al poco ya vemos a Carlos unos metros mas arriba. A el tardamos algo mas en alcanzarlo, lo animamos y seguimos montaña arriba.
Jorge nos ha dicho que hay 8 km. hasta arriba y en el cuarto aun no vemos a los de antes. Al fin aparece Jorge, aunque lejos. Del Beatle ni sombra. La subida es muy dura y aunque hay algún descanso, no llegamos a cazar a Jorge. A mi ya me van faltando fuerzas, aunque Paco sigue conmigo. El GPS nos informa de que nos restan aun 7 u 8 “zetas” de miedo, y tras superarlas llegamos a un cruce que enlaza con la pista que atraviesa la cuerda de la Sierra Nevada almeriense(2300m).

Jorge y Beatle están ya descansando(increíble!), y decidimos comer mientras esperamos a los dos mártires del día. Los de antes siguen con su sospechosa relación, tonteando en la comida, y el Congrio y yo nos zampamos toda la comida que nos queda, estando aun en el km 45.Cuando llega Carlos, tiene claro que se retira en la salida mas próxima, así que decidimos continuar la ruta en cuanto aparece Nico.Ellos se van por la Ragua y nosotros recorremos toda la cuerda que es impresionante. Las vistas, la nieve en Junio, la Laguna Seca con agua y los pocos arboles que hay, diezmados por el duro invierno que han pasado, hacen del camino un espectáculo para vivirlo. Esto hace que para mi sea mas llevadero ya que mis 3 compañeros van como un tiro y yo me voy quedando un poco a pesar de ser mi terreno.

Pasamos el cruce del Buitre y cuando alcanzamos el de la Polarda, Jorge se va decidido hacia el refugio .Son 800m. muuuyyy duros y pensamos que es un farol. Cuando vemos que parece ir en serio, con Beatle detrás de él (quien son los jóvenes aquí??), nos miramos y arrancamos para subir tras ellos.Justo en ese momento se dan la vuelta pensando que no íbamos a subir. Después nos arrepentiríamos de no haberlo hecho.
Después de tanto subir la cosa tenia que bajar. Tras varios intentos de buscar alguna verea para matar el gusanillo, de coger algún cortafuegos y sufrir una “casi caída” importante, hacemos los 4 la bajada por la pista. Llegando a Ohanes algunos les vienen a la mente tiempos pasados, y otros se acuerdan de EU, que no estaba por allí para invitarnos a un refrigerio. Atravesamos el pueblo y no tarda en picar otra vez la carretera al coger dirección Beires.

El final de la ruta esta cerca, pero resta bajar al río y subir un fuerte repecho que nos deja a los pies del cortijo de Beatle, aunque algunos ponen en duda que esto sea cierto. Pepe, nos vas a tener que llevar por allí para que lo creamos.
Llegados a este punto, empiezan a aparecer la cerveza y el jamón en las conversaciones, que amenizan los últimos kilómetros de viento en contra.

Como no podía ser de otra forma, el esfuerzo que hemos realizado nos hace aflorar la sensibilidad (a unos mas que a otros), y tras recorrer las callejuelas de Fuente Victoria, entramos triunfales en casa de Jorge, gritando y con la boca hecha agua, pensando en lo que viene a continuación. Otra vez, y viene siendo una costumbre, gracias a Jorge y Montse, y a esa terraza con vistas a la Sierra de Gador. Y a los rosales…., hay los rosales!!!

PD: Esta crónica también se podría haber titulado SENTIDO Y SENSIBILIDAD