El Reencuentro

El reencuentro

Está ruta podría haberla titulado cono mil nombres diferentes: El Reencuentro, el retorno, la vuelta, por fin o nunca segundas partes fueron buenas. El caso es que como que soy un romántico, algo que demostré sobradamente con mis comentarios en el Paseo Marítimo, la he titulado el reencuentro: con los amigos, la bici y el dolor de culo.

A las ocho y media quedamos en el Meeting Point habitual de las quedadas desde Almería, mucha gente nueva, creo que éramos trece, no soy supersticioso pero era presagio de lo que pasaría más adelante.

La primera baja se produce en la misma ruta al comprobar que al Andarax parece el Orinoco y no lo vamos a poder cruzar por Terque, una pena porque nos perdemos la cuesta de la muerte hasta Huécija. Así que decidimos cruzar por Santa Fe y subir a Alhama por la vega. Hasta este punto hemos ido todos agrupados, de cháchara. Empieza la primera cuesta y por la parte alta del pelotón se va marcando buen ritmo, un desconocido para la mayoría Raul empieza a tirar como un tiro, la verdad es que llevaba un ritmo demasiado alto que más tarde pagaría, hizo lo que nosotros llamamos hacer el “Eu”.

En Alhama nos reagrupamos y empieza la subida seria hacia la Ermita, se van separando los grupos, llegamos los primeros a la Ermita, fotos de rigor y primer bocata, vamos llegando todos y cada uno con nuestra suerte, aquí se producen las primeras bajas, un grupo se vuelve para casa.

El resto tiramos hacia la balsa que hay en el camino de Nuevo Mundo, aquí los cuñaos y un amigo de Dani, que siento no recordar su nombre, deciden acortar y tirar hacia Enix, ya sabemos aquello de “Yo hago, yo hago, lo que diga mi mujer”. Esperamos Eu, Bichito, David y yo la llegada de Diego, Champo y Raul, que parece que estaba pagando los excesos de la mañana, ya lo he dicho antes, hacer el “Eu”. Finalmente aparecen Diego y Champo porqué el amigo Raul ha decidido retirarse (Sin prisas amigo en cuatro días te pegas la ruta completa!!)

En la Chanata parada de rigor, nos despedimos de Champo y de bajada hacia Felix, el paisaje está increíble, el verdor hace olvidar que estamos en Almería, a mi particularmente fue la parte de la ruta que más me gustó, también hay que reconocer que era bajada, claro!

En Felix llenamos de agua y nueva subida hasta Enix, por el camino nos encontramos Germán que nos da el parte dramatizado del estado de los locos que van a FV: Van sin agua, cada uno con su pena, no se, no se. No sin preocupación continuamos, llegamos a Enix. Aquí nuestro Excelentísimo presidente decide adelantarse, ya lo comenté antes “Yo hago, yo hago, lo que diga mi mujer” y los cuatro que quedamos nos comemos otro bocata con su consiguiente birra, tengo que reconocer que mientras me tomaba la cerveza helada no podía más que pensar en esos pobres compañeros sin agua subiendo Nuevo Mundo.

Sin entretenernos mucho nos dirigimos hacia Almería, las dos cuestecillas de asfalto, creo que es la primera vez que las subo en modo no patético, el infiero de los pedruscos y vamos bajando. En la Peseta nos encontramos con el amigo Carlos Cano, el pastelero, no el cantante, que se dirige a entrenar el solitario (que putada trabajar los sábados), nos despedimos y hacia el Paseo Marítimo a lucir bicis y tipo con la ropa pegá. De camino, en el quemadero el Payo Manué nos saluda afectuosamente al grito de “Carreristaaas!!!”

Ya en el paseo, tercer tiempo infantil con helado, mientras comentamos, siempre desde el respeto artístico, patrimonio monumental de nuestra bella Almería.

En resumen, una ruta con todos los alicientes Mastrinkais de la que puedo sacar un último comentario.

POR FIN.

Los datos de la ruta son éstos, no está mal,  se mete en el top ten


Fotos Guillem

Fotos Champo

Fotos Diego