Velcro de verdad (marismas de Huelva)

Estaba señalado en la agenda desde hacía varias semanas, es una visita “clásica”, hace varios años que venimos a Punta Umbría, se trata de pasar un fin de semana con nuestros amigos de la zona, Juanma, Mª José sus pequeños Alejandro y Clara y sus vecinos Francis, Rocio y su hija Marta.

El viernes por la tarde cargamos los bártulos, bicicleta incluida, y nos metemos 5 horas de coche para llegar hasta el Camping “La Bota”, Jordiman lo había hecho un par de horas antes, así que después de instalarnos nos reagrupamos todos en la caravana de Juanma y empieza el autentico fin de semana, estos anfitriones son excepcionales, no me voy a recrear en detallar las excelencias de la cena y lo bien regada que estaba, si lo hiciese y teniendo en cuenta que sábado, domingo y lunes se repitió el excepcional agasajo, eso si variando todos los platos, no tendría lugar esta crónica para otra cosa y quiero hablar un poco de las rutas realizadas, por ello y sin recrearme daré solo algunas pequeñas pistas de lo degustado estos días, dorada, mero, venado, arroz, pasta, salmorejo, “papas aliñas”, ensaladilla rusa, salmón, langostinos………….. El apartado “hidratación” no se quedó atrás: cerveza (con y sin alcohol), Ribera del Duero, coca-cola, legendario, brugal, Riojita…….Todo esto servido y cocinado con el máximo esmero y cariño y en ambiente muy muy acogedor, GRACIAS JUANMA, FRANCIS, Mª JOSÉ Y ROCIO.

Empieza la tralla:
El sábado aun no había llegado Francis y Juanma nos preparó una “rutilla”, “solo 40 km para no llegar muy tarde y preparar el arroz, que ya mañana con Francis haremos la etapa reina”, Jordiman y yo nos mirábamos y a la vez a nuestro alrededor y sin ver ni una sola pequeña montaña y con ese kilometraje casi nos subimos en las bicis sin ponernos el culote……………joderrrrrrrrrrr con los 40 kilometrillos, había mas de la mitad de trialeras con muchísima arena y piedras, nada que nos podamos imaginar según a lo que estamos acostumbrados, casi 20 km de sube y baja, pensad que no creo que pasásemos de 60 metros de desnivel y aun así en esos 40 km hicimos casi 600 de desnivel acumulado, yo en el km 25 ya tenía ganas de ponerme a cocinar, mas que nada para dejar de sufrir, sube, baja, empuja la bici, quita desarrollo que viene un rampón, pon desarrollo que viene una bajada, cuidado con la arena, con ese desarrollo pondrás el pie en tierra y así km tras km, “durísimo”, aquí Juanma dio muestras de su habilidad y potencia, Jordiman lo seguía a duras penas y yo me esforzaba en no quedar demasiado rezagado, tal paliza llevaba que no se me ocurría ni gastar bromas de metas volantes ni de na de na, eso si pedalear entre pinos “parasol” (de copas asombrilladas y pequeñas estaturas) es una autentica belleza.

Juanma pensaba hacer una parada para hidratarnos y comernos el típico platanito en un punto determinado que él siempre que venimos le gusta llevarnos, ahí se vuelve niño durante unos minutos (fue donde pasó su infancia y recuerda sus primeros devaneos de adolescente) pero esta vez y tras mirarme la cara adelantó la parada, lo que le agradecí enormemente, nos tumbamos los tres bajo un pino y sobre la abundante arena que todo el día fuimos pisando con nuestras bicis y allí recuperamos fuerzas y la conversación nos hizo conocernos un poco mejor, no daban ganas de levantarse para emprender la marcha pero había que hacerlo, debíamos parar otra vez en el punto donde Juanma se vuelve niño, eso no se puede perdonar, llegar y preparar la comida así que de nuevo sobre nuestras bicis camino del camping, parece que los últimos 2 km que los hacemos en un carril bici me devuelven algo de energía y por fin le disputo a Juanma una meta volante, la única del día, que como es normal gané, jajajajajajajajaja.
Bueno mañana viene el Francis y dos amigos mas de la zona y haremos 80 km y mas duros que los de hoy, Jordiman mejor no contar nuestras aventuras no sea que mañana no seamos capaces ni de acabar y quedaremos muy mallllllllllllllllll, así que repongamos fuerzas y recuperemos sin muchos comentarios.
La tarde con sobremesa de Legendario y mucha risa se hizo corta y muy muy agradable, eso si veremos cuando llegue a Almería como tengo la tensión he bebido mas alcohol en la comida y sobremesa que en los últimos 12 meses.

La etapa reina:
Efectivamente, tras el tradicional madrugón y consabido desayuno nos ponemos en marcha con Francis como guía y Raul y Kiko como nuevas incorporaciones, y también efectivamente la ruta resultó mas dura y mas espectacular que la del día anterior, aquí algunos de vosotros, Congrio por ejemplo, disfrutaría muchísimo y así lo comentamos en los momentos más técnicos de la ruta, otros se arrastrarían, como hice yo, estoy pensando en ti Pepe Ruano, sí Bichito arrastrándome en cola subiendo y bajando cuestas y subiendo y bajándome de la bici, pensad que con el mismo desnivel del día anterior es decir prácticamente nada, hicimos mas de 600 de acumulado y durante mas de 30 km no vi ni pisé un camino, solo transitábamos por trialeras, sendas, campo a través….., en fin una delicia para los jóvenes técnicos llena de sensaciones fuertes y un suplicio que padecí con placer, una muestra más del masoquismo de este deporte.
Jordiman hizo algunas fotos que creo que son muy representativas del tipo de terreno que pisamos y que sin ellas y por mucho que hablásemos no os imagináis ya que no es nada parecido a nada de lo que conocemos, básicamente me atrevo a definirlo como velcro, mas velcro, muchísimo velcro, sube, baja, mete molinillo, aprieta, mete piñones y sube plato, mas velcro, ahora puedes meter plato, cuidado arena, mas velcro, velcro otra vez, rampón con piedras, rampón arenisca, rampón con tocones de pinos talados, baja…………………..una delicia para los amantes del trial y apto solo para gente de potencia, Jordiman disfrutó y yo no llegué a eso pero me la pasé genial.

Los últimos km los hicimos por una vía verde y aquí otra vez y una vez repuesto le gané dos metas volantes a Juanma, el muy cabrón se lo aprendió enseguida y ya ni siquiera las disputaba, aunque antes de ellas hicimos unos 15 km de un rodar muy fuerte, se notaba que el ansía por llegar a las cervezas y magnificas doradas a la barbacoa que nos esperaban eran suficientemente fuertes como para ocultar nuestra fatiga.
Un gran fin de semana con unos anfitriones excepcionales a los que solo se les puede “pagar” devolviéndoles la invitación tanto gastronómica como con una ruta mastrinkais
Hasta pronto (¿quizás el 22 de noviembre en la super-larga?) amigos, GRACIAS POR VUESTRA HOSPITALIDAD Y POR DEDICARNOS VUESTRO TIEMPO Y especialmente a vuestras pacientes compañeras que además de soportaros a vosotros este fin de semana han tenido que soportar a vuestros amigos

Captura de pantalla 2009-11-03 a las 14.37.34