Los 10 mandamientos mastrinkais

Germán nos presenta los mandamientos mastrinkais:

1. Respeta a los de Antes. No hacerlo supone una herejía que se paga muy caro otro día cuando menos te lo esperes.
2. El dolor es tu amigo, te mantiene alerta y sabrás que estás vivo. Si una ruta no duele, no es una ruta mastrinkais.
3. Un mastrinkais es un hermano. Nunca se le dejará tirado, pero sí a cierta distancia para que se endurezca mentalmente y sepa que debe dar más.
4. Un mastrinkais no es el más rápido, ni el más técnico, ni el que llega primero a la meta, pero sí es el más duro, porque la meta no siempre está donde todos creen.
5. Mientras otros se dejan llevar por la euforia que posteriormente les llevará a sentir pánico y terror, un mastrinkais mantiene la cautela y se prepara para la batalla final.
6. Si a un mastrinkais le llueve, le nieva, le graniza, se ve enterrado en barro o le cae un rayo no se rendirá, a lo sumo se enquistará hasta que mejoren las condiciones.
7. Un mastrinkais no necesita descansar ni dormir, tampoco necesita la comida ni la bebida, sólo necesita una bicicleta que le ayudará a conquistar cualquier montaña.
8. Un mastrinkais no quiere elogios, cánticos ni gloria. Es austero, se conforma con la belleza de los paisajes que ha recorrido. Su recompensa es una ducha caliente, el calor de su mujer y una buena birra o refresco si es congrio.
9. Si un mastrinkais encuentra una cadena la salta, si es una valla demasiado alta, una de dos, o la derribará o la pasará por debajo cavando un túnel.
10. El mastrinkais cura sus heridas y lesiones entrenando más fuerte. Si siente desfallecimiento y lo considera necesario se comerá su propio cuerpo para poder seguir hacia delante.