Rozaduras, Pinchos atravesando el camino y pinchazo especial.

 

Los de antes hemos retomado (aunque no sabemos por cuánto tiempo) las escapadas de “los jubilaos”, ha sido una subida, al calar alto, inédita con una bajada igualmente inédita y que ha sido calificada por el bichito con un casi 10 y no ha alcanzado la máxima nota por las incidencias que paso a incluir en el siguiente relato:

Con nuestra clásica puntualidad salimos de la gata loca justo a la hora que habíamos quedado (7.45) y nos dirigimos al Montellano, descargamos las bicis y nos ponemos en marcha, a los pocos km me doy cuenta de que hoy no debería haber montado en bici, tengo secuelas en mi trasero del fin de semana y todavía no estaba recuperado del todo, me quejo pero sigo adelante a pesar del ofrecimiento (casi seguro que no del todo de buen grado del Bichito, que debía estar pensando lo gilipoyas que es el tío este ….) de que regresásemos.

En esas condiciones y con un dolor de la uña del dedo gordo del pie izquierdo que me impedía ponerme de pie en la bici para descansar el trasero, hago la ascensión de 20 km y los 16 previos, que no son moco de pava. Primera incidencia que hace que la ruta no llegue al 10

Justo antes de empezar la verdadera ascensión, se decir justo al terminar los 16 km previos, me doy cuenta de que he perdido el cuenta km y de que me he dejado la comida en el coche, Bichito me vuelve a mirar raro y mucho mas  cuando observa, con estupor, que he decidido retroceder un poco para intentar recuperar el cuenta, él se queda “vigilando” las bicis, segunda incidencia.

Comenzamos una continuada, pero no excesivamente pendiente, ascensión y poco mas o menos a la mitad nos visita una pareja de ¿ciervos?, no sabemos exactamente si son gamos ciervos o que otro bicho pero desde luego majestuosos e impresionantes se nos cruzan a menos de 30 metros. ¡Buen momento para disfrutar!

Vamos charlando, uno mas que otro, y controlando el desnivel, 950, 1250, 1500, 1700, 2000, ya casi estamos y entramos en el tramo mas espectacular y bonito de la ruta, la cuerda de ese sector de Filabres es espectacular, sus vistas majestuosas e inmensas, se unen a los llanos que se vislumbran a 2.000 m de altitud, ¡sencillamente espectacular!.

 Estos 30 ó 40 minutos que pasamos llaneando por la cuerda buscando la bajada hacia Gergal son sencillamente deliciosos y súper relajantes,  encontramos la bajada en la intersección de la carretera de Aulago con la que baja a arroyo verruga.

En este punto empezamos nuestro descenso, al poco nos encontramos una cadena y Bicho advierte que este propietario suele usar pinchos camuflados y cruzados en el camino para evitar que no sabemos quien le haga no sabemos que tipo de daño en su finca, ante tanta incoherencia y sin sentido no presto demasiada atención y 10 km después tengo que rectificar y plantearme todo lo que me ha comentado Bicho ya que al verlo y comprobarlo con mis propios ojos observo el sin sentido de semejante acción, si una moto o una bici, por muy mala leche que lleve su jinete se mete en los pinchos que el tio tiene colocados con una cierta velocidad, os garantizo que el riesgo de accidente grave ó gravísimo es muy alto y no se si merece la pena proteger una propiedad privada como esa con un riesgo tan alto, lo dicho, un sin sentido que solo merece comentario por lo peligroso que es, no quiero ni imaginarme la mentalidad del propietario. Tercera incidencia.

Ya hemos superado el disgusto y estamos muy cerca (unos 10 km calculo yo) del Montellano, Bicho nota algo raro en su rueda trasera y trata de cambiar el logo de “congrios no” por el de “congrio ven ya”, efectivamente se trata de un ¿simple? pinchazo pero si estuviese congrio mucho mejor, bueno no está reparemos nosotros, jajajajajajajaja, esa rueda se pincha por primera vez desde que Bicho las usa, no lleva cámara y el asunto no resulta tan fácil, ¿llamo a mi cuñado? ¿llamo al congrio?, nooooooooooo, debemos luchar contra esta adversidad, estos desmontadores son insuficientes para esta rueda, Jorge ¿llevas tu unos metálicos? Si, toma Bicho desmontadores, pero también llevo móvil quieres que llame a Tu cuñado, ó a  Congrio, jajajaja, calla que lo peor viene cuando tengamos que quitar la válvula, entre risas y bromas conseguimos reparar, la cosa no era tan grave aunque lo desconocido siempre se te hace mas peliagudo. Cuarta incidencia.

Final muy feliz el que nos espera, después de tanta incidencia no podemos irnos sin hidratarnos convenientemente asi que entramos al Montellano y antes de llegar a la barra, ya nos habían servido sendos medios litros de cerveza, al parecer el Bicho ya ha pasado por aquí otras veces y lo conocen, una vez bebida la cerve y comida la tapa, repetimos la misma operación de hidratación, yo en esta segunda vuelta tomo un tercio sin alcohol y dejo a Bicho en la gata loca a las 4 de la tarde mas o menos.

Ruta de casi 10.