Para estirar piernas, 50km de subida + 50 km de superseries

Yo no se qué son superseries. Lo único que sé es que hoy no debía haber salido.

Ayer, Jorge Jr me dijo nada más terminar la “etapilla” de salir hoy a soltar piernas, con el Comandante y Montse. Yo le dije que bueno pensando en que por la noche se le pasaría el efecto de la adrenalina de hoy y viera el domingo como un merecido día de descanso semanal.

Los cojones, a las 8.15 estamos subiendo por el camino de Enix. El Comandante y Montse ya han empezado a subir porque yo llegaba tarde! (y es que empecé el día con una contrarelog Los Molinos – Quemadero en 7 minutos. Con el corazón en la boca empezamos a subir e intentar pillar a los padres del enfermo Jordiman. Nos cuesta bastante pillarlos y al llegar a la presa el Comandante nos sube hasta el cortijo de Fuente de la Higuera en plan cronoescalada. Ojo con el Comandante, está más fuerte que el vinagre, como diría nuestro presi.

Ahí nos separamos Jordiman y el incosciente de mi, eso si, despacio. Subimos las piedras casi como si nada pero tenemos que volver a bajar hasta casi la mitad a buscar las gafas de sol de Jordiman aunque sin suerte.

En Enix, decidimos desayunar a lo grande. “Hola, buenos días, nos pone unas tostadas de..”, “no, no tostadas no tenemos”. “Bueno, pues a mi me pone un nestea?”, “no no, es que netí de eze tampoco tenemo…”, “vale, y unos bocadillos nos puede hacer”, “ahh zi zi, de ezo zi! es que de lo otro… si aquí solo vienen catetillos…” jajajajaj

Después de repostar y con un viento que nos tira de las bicis subimos poco a poco hasta el parque eólico. Nos cuesta bastante pero al llegar y subir la rampa pensamos que ya casi hemos llegado a la Chanata, donde pusimos el final de etapa de subida no sin sopesar la idea de llegar a Fuente Victoria pasando por Nuevo Mundo y que nos recogiera el Comandante para la vuelta a Almería… menos mal que le quité esa idea de la cabeza!!!

Pues eso, que casi hemos llegado pero no, se nos hace un poco largo hasta la Chanata. Allí, vamos escasos de agua y le preguntamos a un hombre que había por ahí que si había por ahí alguna goma o algo donde coger agua, y nos dice “si, ahí en el aljibe” “Pero… se puede beber?” “hombre… no se yo…” total, que después de ver que no nos la íbamos a jugar con el agua del aljibe nos ofrece la suya de su cortijo, aunque de mala gana.

Continuamos dirección Nuevo Mundo con la idea de buscar un camino que nos llevara al Área Recreativa “El Cristal” pero no lo encontramos así que bajamos por otro que viene a caer a la carretera que va a Alhama. Jordiman ya va con lo justo e intento que se ponga a rueda, pero de vez en cuando le daban fuerzas (según él) y tiraba un poco. Llegamos así a una gasolinera y paramos para que se tome un par de aquarius. En qué mala hora!!! a partir de ahí y hasta llegar Huércal de Almería ha sido una contrarelog. No se qué tendrían esos aquarius, pero el enfermo de Jordiman se ha puesto a tirar como un descosido.

Y así, después de 108 km más los 102 km de ayer, llegamos a casa del Bichito donde tomamos el último avituallamiento del día.