Les “coups de pute” de Bruyneel et Armstrong à Contador

 
Benjamín Noval. Contador pidió a Noval en el equipo, pero fue excluido. “Bruyneel ha creado muy mal ambiente en el Astaná desde que llegó Armstrong”, dijo Benjamín.
 
Ruedas de prensa. Bruyneel sólo acompañó a Contador en la rueda de prensa de la salida de Mónaco. Luego no estuvo a su lado ni en los dos días de descanso, ni en la conferencia final. El técnico argumenta que no quería quitarle foco acaparando preguntas sobre Armstrong.
 
Abanico. Armstrong entró en un abanico (3ª etapa). Zubeldia y Popovych tiraron por orden de Bruyneel, a pesar de que Contador iba detrás. Cedió 41 segundos.
 
Sin hoteles. Fran Contador y Jacinto Vidarte, jefe de prensa de Alberto, no pudieron pernoctar en algunos hoteles del Astaná porque había que hacer hueco a las amistades de Lance Armstrong.
 
Siempre en bus. Contador viajaba al hotel en el autobús del equipo. Armstrong lo hacía en un coche privado.
 
Champán. Armstrong decidía cuándo se celebraban las victorias, como el día de la crono por equipos. Cuando Contador ganó y se puso líder en Verbier (15ª etapa), no lo consideró necesario.
 
Críticas en Twitter. Contador atacó en La Colombière (17ª etapa) y dejó descolgado a Klöden. A pesar de que pidió disculpas en la meta, recibió críticas a través del Twitter. Leipheimer escribió: “Si Klöden pierde el podio por dos minutos, ya sabemos por qué”. Y Armstrong: “Prefiero morderme la lengua”.
 
Sin coche en Annecy. Contador se desplazó del hotel a la salida de la crono de Annecy en el coche de su hermano Fran. El equipo no tenía vehículos disponibles: unos seguían la etapa y otros recogían invitados de Armstrong. El día del Mont Ventoux volvió a suceder: Contador bajó a la sala de prensa con Fran y Jacinto, porque los coches del equipo ya se habían ido.
 
Nuevo equipo. Armstrong anunció la formación de un nuevo equipo, en el que no estará Contador, coincidiendo con la decisiva última semana del Tour. Se fomentó más división en Astaná anunciando nombres de ciclistas que irán con el texano.
 
Contrarreloj. Bruyneel prefirió seguir a Armstrong en la crono. Con el líder del Tour fueron otros dos técnicos del equipo, Gallopin y Ekimov. En el kilómetro 15 se rompió la radio y Contador dejó de recibir referencias.
 
Badana. Contador sufrió serias rozaduras por culpa de la badana. Su entorno tuvo que solucionar el problema por su cuenta con una empresa española y Alberto corrió en el Mont Ventoux con un culotte diferente.