ÉXTASIS SOLITARIO. 11 JULIO 209.

Cuando digo que pienso ir sólo a la ruta propuesta, no es un farol, demuestra la determinación de un verdadero mastrinkais. Y eso es lo que a ocurrido hoy, y aunque hacer una ruta sólo no es lo mismo, te deja un plácido regusto a aventura y descubrimiento, y la satisfacción de vencer sólo cualquier reto.  Así que me he metido entre pecho y espalda 80 kilómetros por la Sierra de Los Filabres en cinco horas y 18 minutos, ¡Ole! y encima he llegado a tiempo para comer.

Desde El Montellano me he dirigido a Olula de Castro, lo he sobrepasado y me encontrado con las obras de asentamiento del firme de la carretera que va a Castro de Filabres (esto lo están haciendo para que pase la Vuelta a España). Como resulta que la obra la está haciendo un sólo tío con un tractor me he saltado las señales de prohibido el paso por obras y cuando he llegado a donde estaba el colea le he mirado fijamente, como diciéndole ¡Que te puedo!

Cojo el desvío a la derecha, hoy me ha parecido bonito aunque en su primera parte duro. En general está muy bien, el piso asentado y no como el del Tallón Alto que las máquinas de podar los pinos lo han dejado muy pesado. Hasta llegar a la carretera que sube al Calar, es el tramo más duro de la ruta, en La Merendera bebo agua, me como un plátano y meo al lado detres motos de esas de carreras, los colegas están sentados en las mesas y miran de reojo a ver si salpico y yo que me doy cuenta les grito ¡Qué! (Que pa eso soy un mastrinkais.)

Antes de legar al cruce del Calar me dirijo a la izqueirda dirección Bacares. Si el perfíl es p´abajo ¿porque me cuesta tanto? Afloja la cosa y cojo velocidad. Llego hasta un guay point que tenía en el gps, cruce de camino que sube de Velefique, lo dejo y ya tomo el camino de vuelta. Sendero a la izquierda, de los que le gustan al Congrio y camino de 14 kilómetros que bordea la Sierra a 1780 metros de altura ¡Impresionante! Paredes de piedras, encinares viejos, pinos altos, castaños, nogales, cerezos… Vuelvo a la carretera que sube de Serón al Calar, Fuente de Venta Luisa, lo tengo todo previsto.

Bajo por la carretera hasta el camino que desciende a Portocarrero, hoy iba bien, me ha parecido más fácil que nunca. Rodeo el cortijo andando y me descuelgo literalmente a la Rambla, 10 kilómetros de rambla pedregosa y a casa. Acabo extasiado y por supuesto; ¡ME PONGO UN 10!

 

perfil012