Mastrinkais por el mundo

Sirva esta próxima crónica para narrar lo que aconteció en el periodo del 13 al 28 del pasado mes de junio, en una expedición a Perú del Departamento de Relaciones Internacionales de la sociedad LOSMASTRINKAIS.COM

LLEGADA AL CONTINENTE “INVADIDO” POR LOS ESPAÑOLES.
Dos intrépidos personajes, un servidor (Alejandro), y la bella mujer que siempre yace a su lado (Sonia), se dirigen a la capital del estado peruano, Lima (para los que no aprobaron Geografía en la escuela).

Al llegar allí el panorama es dantesco. Ocho millones de “chaparros” se concentran en la superficie de la ciudad, y digo en la superficie, porque aquí no hay tren-metro bajo tierra. Los coches (taxis en un 80%) abarrotan la ciudad con sus contaminantes tubos de escape. Coches de la marca Daewoo, bastante antiguos y que costaron unos 2500€. Conozco de bicis de alguno de vosotros que cuestan más…
Otro medio de transporte muy extendido es una furgoneta de unas 8 plazas, tipo Vanette, en la que entran perfectamente unos 20 peruanos. El “cacharro” debe tener más años que el abuelo de Matusalem y el viaje en él no garantiza que se llegue al destino (doy fé).

Huimos pronto hacia la zona de playa. El océano Pacífico nos proporciona algo de aire puro para poder respirar. Vemos a unos chavales haciendo surf y otros jugando al futbol. Empezaron a las 7 de la mañana…¿qué me dices? ¡¡¡si un español a esa hora está volviendo de los pubs!!!

VIAJE A LA CAPITAL DEL IMPERIO INCA: CUSCO.
Llegamos a la ciudad de Cusco. Al bajar del avión, yo tengo una sensación extraña en el cuerpo. Deben ser los 3.400m de altitud a los que hemos llegado de sopetón. Sin llegar a más, nos dirigimos al hotel donde, sabiamente, ofrecen a sus clientes infusión de hojas de coca. ¡¡Pues nada!! ¡¡¡Para una droga legal que se puede tomar…!!!
Para los aficionados a la cerveza, capítulo aparte merecería la marca de cerveza “Cusqueña”. Uhmmmm…deliciosa malta 100% fermentada en sus dos variedades, rubia y negra. No vamos a ponernos racistas en los tiempos que corren…¡¡¡que sea una de cada!!!

Pronto nos disponemos a visitar lo más importante del viaje: las ciudades incas.
Empezamos por Ollantaytambo, en el valle sagrado de los incas. Impresionantes construcciones de roca granítica que se han mantenido incluso soportando fuertes terremotos (sismos para los peruanos).
Si se pudiera bicicletear por esta zona el disfrute sería máximo. Montañas verticales de hasta 6.000m bordean la zona. Aunque seguro que no se puede montar en bici por muchas zonas, porque incluso los bastones de senderismo deben ir con una punta de goma para no dañar el suelo. No es broma. Los propios andinos te venden las fundas de goma nada más bajas de la furgoneta. Huelen tus necesidades. ¿Serán expertos en el noble arte del Marketing?

Comienza la caminata de 4 días por el camino inca. 4 días por los Andes. 4 días más cerca del sol y de las nubes, pasando por zonas altas de 3.900m y 4.210m.
Durante la caminata pasamos por unos 5 poblados incas de curiosos nombres, tales como Pachapatamarca, Warmiwañusca, Intipata, Wiñaywaina, etc. No me imagino yo a esta gente redactando “El Quijote” en la lengua quechua…debe ser peor que en alemán…

Debo deciros que puede que el espíritu Mastrinkais no sea único de nuestra ciudad, ni pertenezca sólo a una disciplina deportiva como el ciclismo. Por ello debo hablaros de los “porteadores”, es decir aquellos tipos que son capaces de acompañarnos durante el camino portando bultos sobre su espalda, de entre 20 y 25 kg, y calzando unas sandalias de caucho bajo sus pies. Gente dura, dura…Corren más que nosotros los turistas, para llegar antes al campamento del almuerzo y prepararnos la comida. Después, recogen todo, vuelven a caminar, nos vuelven a adelantar, y nos montan el campamento de cena y las tiendas para dormir. No llevan bastones en las manos para facilitar la caminata, sino que algunos, incluso aprovechan sus manos libres para llevar una nevera o una caja de huevos frescos.
Os puedo asegurar que las piernas que tienen son perfectamente aptas para correr el Tour de Francia.¡¡Qué bestias!!
Por cierto, tengo entendido que por 4 extenuantes días andando, ganan unos 150 soles (unos 40€). No creo que estén asegurados en la Seguridad Social…Uno de nuestros porteadores se cayó bajando unos escalones y se hincó de rodillas contra la roca. Salío bastante perjudicado, pero siguió sin apenas quejarse.

Se acerca el momento más emocionante del viaje. Comenzamos a andar a las 5h de la mañana para llegar a las 7h a… !!!MACHU PICCHU¡¡¡.

Machu Picchu: dícese del personaje de la serie televisiva “Aida” que interpreta a un camarero en el bar de Mauricio.
Otra definición apenas en uso: una de las 7 maravillas del mundo elegidas voluntariamente entre todos los ciudadanos del planeta Tierra.

Al divisar la ciudadela desde el Inti Punku (Puerta del Sol), la emoción me invade. El cansancio se desvanece, admiro la belleza del entorno que me rodea…uffff…¡qué bárbaro! ¿cómo pudieron los incas construir esta ciudad en este lugar?. Se encuentra a unos 2.500m de altitud pero lo rodean cimas de más de 5.000m, entre barrancos y profundos valles.
Hasta la llegada del conquistador español, Pizarro, esta gente vivía aquí de p…madre. No es que el tal Pizarro descubriera la ciudad, los sometiera o los matara a todos…, sino que los incas decidieron huir de la zona para que no descubrieran su ciudad y su red de caminos que conducían a otras de sus diversos poblados.

También decidimos subir a la montaña sobre el Machu Picchu , que significa montaña vieja. Ésta se llama Wayna Picchu (montaña nueva). No se complicaban mucho con los nombres, como podéis observar…Las vistas desde aquí, a unos 3.200m son espectaculares. La bajada es de vértigo, algunos arrastran el culo y se agarran a unos cables de seguridad instalados.

TERRENO INESTABLE:
Llegamos a Arequipa (2.400m), ciudad afamada por la cantidad de terremotos que se producen. El último más grave fue en el año 2001, con más de 9 grados en la escala de Richter y gran número de fallecidos. Según dicen hay seísmos todos los días, y por eso la mayoría de las viviendas son de planta baja. En muchas construcciones se exhibe un cartel que indica que el edificio es seguro contra “sismos”.
Estamos rodeados de volcanes de más de 6.000m, y cerca de ellos se desarrolla nuestra siguiente aventura.
Caminata de 3 días por el que según dicen los peruanos es el cañón mas profundo del mundo (4.200m de profundidad). Un individuo de Padules diría que no tiene nada que envidiar al barranco Cacín….dejémoslo ahí…
El lugar es muy escarpado y no exento de peligro. En esos mismos días, una holandesa perdió la vida en un paraje cercano al nuestro.
El paisaje es parecido al de Sierra Nevada, sólo que mucho más grandioso. La ruta trata de bajar al río, al fondo del cañón, y subir por el otro margen del mismo, pasando por varias aldeas pintorescas..
Nos cruzan varios de los medios de transporte más utilizados por aquí: los burros. Algunos incluso se pueden alquilar para llevar las mochilas.
Divisamos el vuelo del cóndor, animal sagrado para los incas…como un buitre pero más grande y con el cuello blanco…espectacular…
Comemos y dormimos en el centro de Los Andes, aldeas sin suministro eléctrico, pero con agua caliente (calentador solar para los turistas). Casas de adobe que ellos mismos construyen, con techos de paja y caña.

Los peruanos de estos lugares son dados al consumo de la “chicha”, bebida alcohólica a base de maíz, de sabor dulce y excelente laxante para un turista.
Se bebe también el “pisco”, bebida alcohólica de la uva, no tiene nada que ver con el vino nuestro. Se mezcla con limón y clara de huevo montada. Te quita el frío de la noche y de paso te perfora la laringe.
En cuanto a comida, mucha papa, maíz, arroz y “cui” (o conejillo de indias). También destacan las truchas de los numerosos ríos de la zona.
Por cierto, los ríos no son muy aconsejables para el baño, teniendo en cuenta que no suele existir sistema de alcantarillado.

De vuelta en bus, paramos en Chivay, a unos 3.800m a bañarnos en unas aguas termales a 38º C, agua que viene filtrada desde las cercanías de un volcán.
Continuando el viaje, paramos en el mirador de los volcanes, punto más alto en el que yo he estado en mi vida: 4.910m. Paisaje lunar con cantidad de montoncitos de piedra (mojones). Recuerdo hacer una pequeña carrera para hacer unas fotos, y sentir la falta de aliento. Nos encontramos en un altiplano inmenso rodeado de llamas, alpacas, vicuñas y cimas de unos 6.200m.
Un entrenamiento mastrinkais por este lugar y está garantizado el “positivo” por exceso de hematocrito…

En fin, aunque hay muchos más detalles que contar, eso lo dejo para el apartado de ruegos y preguntas… jejejejej.
En las fotos apreciaréis alguno de los detalles que comento.

Espero que hayáis disfrutado de la lectura, al igual que pueden hacerlo ahora individuos de fuera de nuestras fronteras, puesto que más de uno me preguntó qué era ese cartel amarillo y azul que portaba en el pecho cuando me hacía fotos. Tiempo al tiempo…