Los de antes como niños

Y es que ya sabéis el dicho, el que se acuesta con niños…

Durante la semana se acordó este día para hacer una nueva ruta. Ruta que el Bichito se empeñó llevar en secreto hasta su ejecución. Esto nos daría algún problema más adelante.

Los habituales de las tardes de bici esta vez no podían, ni Germán, David, Ambus, Dani, etc pero hemos disfrutado de la compañía de alguien a quién no esperábamos en una salida de entre semana, El Comandante.

Ahora ya os puedo decir por lo menos “a donde y desde donde” de la ruta de hoy. Hemos dejado los coches en una gasolinera en la carretera de Tabernas y desde ahí hemos subido a la Ermita De La Virgen De La Cabeza, en el Monteagudo (1290m).

Ya el inicio no pintaba bien. Había una cuesta de piedra suelta bastante empinada que “los de antes” han subido antes que yo y además sin poner pie a tierra (si hasta el Bicho!) y yo he tenido que empujar un poco mi bici. Esto no auguraba nada bueno.

Vamos medio llaneando pero casi que perdemos cota en lugar de ganar lo que pone nervioso al Comandante. Rodeamos Uleila del Campo antes de empezar la ascensión a la ermita a casi menos altitud de la que salimos, jeje. Forzamos al Bichito para que parásemos a la sombra de unos almendros a media subida para… comernos los orejones nuevos!. Si Germán, aún le quedan y no hay cojones de acabar con ellos!.

En todas nuestras salidas no es raro que nos crucemos con conejos (de carne), cabras, venados, etc, pero lo que yo nunca había visto es una perdiz con sus pollos casi recién salidos del cascarón! Pues hemos visto hasta 3 hoy!

Los dos o tres últimos kilómetros tienen una pendiente medía (a ojo) del 15% (este dato que lo confirme el señor del gps) pero que tienen su recompensa al llegar a la ermita y deleitarse con las vistas. Impresionantes.

Empieza la bajada y el del gps ya va gruñendo: “sdfdad no nos da tiempo SFRGsdfjos…” “asdfjiorihgns se nos va a hacer de noche…dfooohfrghoskdkjfh” “dklfkjskhd yo tiro por el camino corto dlshidkjfikhs” así que llegamos a Benizalón y después de dejar seca la fuente del pueblo, cogemos la carretera en dirección a los coches.

Para llegar a la bajada primero hay que subir un buen repecho. Y claro, qué pasa cuando tienes ya la seguridad de que estás de vuelta en la ruta? y que además van a salir pocos kilómetros? pues que yo me echo a temblar por que la cosa se tensa… se tensa tanto que no puedo seguir a “los de antes” por que los “chavales” van dándose cera de la buena. En la cuesta, en el llano, en el descenso (que por cierto, un descenso de risa. Risa por que llevas todo el rato una sonrisa de gusto que no veas, jeje). Las rutas cortas son las más duras, está comprobado.

Una vez acabada la bajada, El Comandante le dice al Bichito de firmar una tregua ya que quiere conocer a sus nietos así que dejamos el asfalto y cogemos el camino que traíamos al inicio. Aquí es donde empieza a funcionar el gps del Bichito. No os engañéis, el gps funciona perfectamente, el problema… el problema, como dice él, es que no sabe leer, jajajaj y claro, nos ha tenido media hora dando vueltas por ese desierto sin saber a donde íbamos. Al fin, entre los dos, hemos conseguido reconducirnos al buen camino. Y claro, han vuelto las hostilidades. Como niños!!

Por fin en los coches el Comandante nos ha invitado a refrescos, gracias!

ibp11
ibp21


Bike route 203980 – powered by Bikemap