Hoy he vuelto a pasar miedo encima de la bici…

Pues esta mañana que me sentía con ganas me disponía a dar la vuelta a enix para ir un poco preparado a la ruta del postero alto y todo iba bastante bien e incluso he subido muy bien junto a un colega que me encontré nada más salir y hemos subido juntos hasta alhama y ahí se despidió de mi porque decía que tenía que llegar pronto a casa, y comencé yo solo a subir por las canteras. En fin en un ratillo estaba ya en el alto de enix (parque eólico) y comencé el descenso si saber lo que me esperaba apenas unos dos kilómetros más abajo, la carretera estaba limpia ni siquiera un coche en la cuneta ninguna señal que me advirtiera que estaban trabajado en la carretera, bueno si dos señales de obras pero en sentido ascendente y encima del cable. Así que yo a mi rollo y como no me gusta bajar al niño con sus kilitos de más así que imaginaros, el velocímetro se ha quedado en 50,07 de velocidad máxima. Pues la suerte es que encima he visto el cable pero tarde tan solo unos metros antes, como unos cinco calculo yo y en ese momento me ha entrado el pánico, he pensado en todo lo que os podéis imaginar pero sobre todo en mis hijos, así que a coger los frenos y la rueda de atrás me ha adelantado y el cable me ha trinkado por el pecho y ya como no, al suelo increíble pero cierto. Una vez en el suelo me sale un chico de color con un chaleco amarillo y una señal de stop de encima de la montaña a la sombra de un árbol buen sitio ese. Momentos después y aun en el suelo un coche de autoescuela se para interesarse por mi estado, gracias a él he podido llamar al 112 para poder pedir asistencia ya que el dolor en las costillas y cuello ya se estaban haciendo notar. Unos minutos después suben dos ciclistas más por la cara del parador, resulta que es el amigo Músculos y Juan Martínez Oliver, los cuales se paran para interesarse. Ya el colmo es cuando de nuevo estoy hablando con el 112 emergencias bajan por donde mismo he bajado yo tres o cuatro ciclistas más a los cuales les tengo yo que gritar para advertirle del cable que aun seguía a metro y medio altura aproximadamente cruzando la carretera, si increíble pero cierto. A partir de ese momento ya el encargado imagino sí que manda a dos trabajadores uno arriba y otro por debajo para señalizar el cable sabedor de que iba a venir la guardia civil, así funciona España. Y a todo esto ya llega la ambulancia con mi amigo Alacala, al cual le comento que me gustaría esperar a la guardia civil que estaba al llegar y eso hacemos. Pues casi seguido llega la guardia civil hablo con ellos y ya estoy tranquilo y me marcho en la ambulancia no antes de cerciorarme que fotografían toda la escena y que se quedan hablando con uno de los de la obra, en fin no sé ni me importa lo que ello comentan a la guardia civil. Desde aquí agradecer como no al profesor de la autoescuela, siento no recordar el nombre de la autoescuela pero muchas gracias y a los ciclistas que pasaban entrenando que cordialmente se han quedado junto a mi hasta que llego la ambulancia, gracias al Músculos, Juan Martínez Oliver, Paco el guardia, al cura y el otro compi aunque lo conozco no recuerdo como se llama discúlpame de nuevo, pero a todos por igual un millón de gracias, y por favor tened cuidado en la carretera. Un saludo a todos.