III Maratón de El Ejido

Voy a intentar contaros todo lo que ha acontecido este intenso día.

Habíamos quedad a las 8 en casa de Pepe Capel y yo, incumpliendo la ley que hace que los Montoyas lleguen tarde, estoy a las 7.55. Pepe ya estaba preparando sus cosas en la cochera y al momento llega su amigo Francis? con su furgoneta. Cargamos y nos vamos.

El día estaba feo y mientras divagábamos sobre que ropa usar, llegamos al Pabellón de El Ejido, casi los primeros. Nos vamos a por los dorsales y empezamos a descargar las máquinas, puesta de dorsal, inflado de ruedas, etc. Empezamos a rodar por la calle para calentar un poquito (yo casi que prefería “descansar” pero bueno, para hacerme el machote, los acompaño) y vamos viendo un montón de caras conocidas: Emilio de Indalobike, Champo, Matías, El Piernas!, y bueno, seguro que de alguno me olvido, que mi memoria no da para más.

Nos colocamos los primeros en la salida (como si fuéramos pros!) pero al poco la gente se va acoplando delante y quedamos más retrasados. De repente oigo: congrio! congrio!. Era Coke, nuestro guía en la salida que hicimos por Carboneras. Joder, no se pierde una. Salida! yo ya voy a 170 pulsaciones… pero esto qué es? serán los nervios? que coño, que estoy acabado! jeje, el Champo me increpa para que no me quede, pero a pesar de no notar demasiada pesadez decido que 170 de inicio no es bueno y voy a mi ritmo. Al poco lo pierdo hasta más adelante, donde lo encontraré con un problema en la bajada. Llegan las cuestas del Peñón Bernal y las pulsaciones siguen igual, cagón to! Bueno, no pasa nada, me encuentro bien, así que decido darle la vuelta al pulsómetro jeje. Después de las graciosas rampas del 21% me voy encontrando mucho mejor y voy pillando a algunos ciclistas. Llego hasta donde está Emilio y después de un rato hablando sigo a mi ritmo dejándolo poco a poco. Me voy encontrando cada vez mejor.

Ya a estas alturas, kilómetro 30 más o menos de subida, los ciclistas están tan espaciados que veo difícil que pueda pillar a nadie más hasta el final, pero los de atrás no descarto que me pillen. Ya en el último avituallamiento de la subida, las encargadas de éste, me tratan con excelente amabilidad y no paran de ofrecerme aquarius? barritas? bocadillos? agua? plátanos? naranjas? y yo insistía en que nada, solo descansar un poco y tomar algo de aquarius. Yo me excuso diciendo que no tengo hambre pero que si quieren quedamos para que me den un bocata a la llegada. Antes de irme me explican que algunos estúpidos bordes les están diciendo que dan las cosas demasiado lentas! en fin, gentuza hay en todos lados. Por cierto, una de las chicas, la que llevaba gafas, me sonaba cantidad su cara pero como tengo la memoria que tengo, no se de qué. Puede ser de un curso en el CADE? lo pongo por si acaso me estás leyendo! por cierto! me debes un bocadillo que prometiste darme a la llegada!

Afronto las últimas rampas antes del sendero de bajada y en lo más difícil, me encuentro que está la mujer de mi amigo Matías (Tikitakas) y como me vería que me dio un buen empujón que me ayudó a no tener que poner pie a tierra. Gracias!! por cierto, perdona que no recuerde tu nombre :( insisto en el problema de memoria que tengo.

Empieza la bajada técnica y voy en mi salsa. No llevo a nadie delante y lo más importante, detrás, y puedo ir a mi ritmo y sin presión en la bajada. Pero, a los 6 ó 7 minutos, me encuentro que hay alguien en el suelo y dos personas con él. Me paro para ver que había pasado y si necesitaban ayuda (pensé que era una caída) y veo que es Champo. Joder, la cosa parece fea, está con temblores y casi inconsciente. No se había caído. Según nos contó, de repente, perdió las fuerzas y tuvo que parar y solo le dio tiempo a tirarse al suelo. Ni tan siquiera pudo coger el móvil para llamar. Se ve que al poco llegaron los dos compañeros Tikitakas (insisto, perdón, pero no recuerdo los nombres) y le atendieron. Cuando llegué yo ya me quedé con ellos y lo cubrimos con toda la ropa que llevábamos y le hacemos comer y beber poco a poco. Los móviles no funcionan en esa zona y mandamos a los que bajaban que avisaran a las asistencias. Después de 20 o 30 minutos llegó una persona que estaba haciendo senderismo y que llevaba un buen abrigo que le ponemos a Champo. Al poco llegan las asistencias y se lo bajan poco a poco hasta la ambulancia. Champo nos da mil y una vez las gracias y nos insiste en que no le esperemos más que vamos a perder puestos… este es mi Champo! competitivo hasta la muerte!. Lo dejamos ya en buenas manos y continuamos la bajada.

A mi ya me cortó el royo y no iba nada tranquilo. Visto el panorama, pensé que el pobre Champo no lo contaba.

Poco a poco vuelvo a entonarme y continúo intentando olvidar el incidente y disfrutar de la poca bajada que quedaba. Así, llego casi sin darme cuenta a la segunda subida, la de la Sierrecilla?. Tiene como 3 o 4 repechos que te hacen pensar en dar la vuelta y dejarte caer hasta El Ejido, pero… mastrinkais concept! así que, a apretar los dientes. Llevo a uno de los compañeros Tikitakas que estaba con Champo detrás y me pilla un poco antes de llegar a la cima. Hablamos de lo dura de estas últimas rampas y lo intento animar diciendo que ya es la última.

Empieza aquí la bajada más complicada donde voy pillando a unos cuantos. Por cierto, me doy cuenta de que llevo el gps apagado y no me extraña… llevaba también las muñecas destrozadas… quiero mi horquilla!!!! así que no tengo datos de tiempo ni leches. La zona es relativamente complicada y algunos de los que van delante se caen sin consecuencias. Se llega a un “escalón” que dudo que alguien haya bajado en la bici… bueno, quizás tú, Matias?? jejeje. Volvemos a salir a una rápida pista donde vamos demasiado rápidos. Voy picado con un chaval de azul y lo paso en las curvas. Llevamos al asfalto y vamos volando, no consigo despegarme de él. Pasamos por una zona de rambla muy fea con aguas de mierda y me adelanta. No lo dejo escapar, vamos en una guerra personal, jeje. A lo lejos vemos a unos cuantos ciclistas más y nos ponemos de acuerdo para darnos relevos. Decisión acertada ya que no tardamos en pillar a un grupo de 4 o 5 que pasamos sin mucha complicación, aunque uno de ellos se nos engancha. Ya estamos en las calles de El Ejido y no puedo seguir el ritmo de estos dos animales, así que… los dejo justo antes de entrar a meta.

Al entrar a meta, están Pepe y Francis hablando con algunos amigos y me dicen “vamos ya!!” jejeje que cabrones, están más fuertes que el vinagre como dice nuestro querido Bichito. El mamón de Pepe ha quedado el 26 de la general y el 9 de su categoría y eso que está hecho una mierda de la espalda… pero es que su colega Francis ha entrado poco después de él. Vaya dos animales. Creo que me han sagado 40 minutos por lo menos, pero no se que tiempo he hecho al final, así que….

Nos vamos a comer un poco, recogemos nuestra cajita de verduras y les cuento lo del pobre Champo. Saludamos a los conocidos, llega Emilio, Matías y estos, como son pros, pues saludan a Golbano (ganador) y a su señora, a uno de los hermanos Muñoz (fue a entregar los trofeos) y esperamos a que comience el acto (el de entrega de trofeos, guarros!). Se anuncia que para las 16.00 en punto más o menos, jajajaj en punto más o menos?!? jajaja pues eso, yo creo que fue a las 16.30.

Al poco llega Champo, afortunadamente recuperado y hablamos un rato. Se está comiendo un platazo de macarrones para reponerse y hasta se permite hacer algunas bromas. Pero, haznos caso, debes bajar el ritmo…

Ah, y se me acerca un chaval y se me presenta. Yo no caía en quien era (mi memoria, otra vez) pero es que resulta que no lo conocía en persona. Era Mengu de los compañeros de losdelunouno.blogspot.com y me comenta que ellos han ido por lo menos 5. Qué envidia! donde están esos mastrinkais?!?!

Terminada la entrega, nos vamos recogiendo poco a poco. En fin, ha estado muy bien ya que no ha llovido, no hacía frío y el viento que hacía nos ha beneficiado más que perjudicado. La pena es que solo había un mastrinkais ya que hoy Champo corría para Indalobike y Capel para InnovaCocinas? así que… no sois mástrinkais hoy!!! jejeje