SALIDA 101 DEL ANDARAX. DUELO DE TITANES.

¡Que! Que os habéis quedado hoy en casita porque la tía del tiempo, esa que habla tan rápido que me estresa, había anunciado malo. ¡Pues muuuuuy maaaaaaal!

A las nueve de la mañana salgo del garaje de mi casa y me encuentro en la puerta al congrio como si hubiera pasado allí toda la noche, parecía como la estatua esa del búho que tiene en la puerta mi vecino de enfrente. Como no había nadie más me hago el remolón para dar tiempo a que llegara el Germán (le había dicho al congrio que no iba a esperar ni un minuto y no era cuestión de cumplir m palabra.) El cartel era de lujo, me río yo del de la Beneficiencia. El Congrio, Victor, Germinator, el Gran Champo, Emilio y el Bichito, o sea yo.

Nada más salir comienzan las dudas el gps no “funcionaba” bien y el que lo llevaba estaba sobreexcitado. Hay que decir antes que nada que la ruta era de exploración, que nadie la había hecho antes, entera, y que cuando se diseña una ruta, sin conocer los caminos, te puedes encontrar cualquier sorpresa. Además estaba pensada para preparar los 101 de Ronda, pero como se enteró el congrio, pues ha habido que hacerla ahora.

Hacemos la subida del potro, viramos dirección Benahadux y la cosa comienza a complicarse, rampones, trozos andando, bajadas rotas, cruces de caminos… hasta que llegamos a la plataforma solar y cogemos dirección Alhama. En este punto hay que decir que la gente tenía la mosca detrás de la oreja, una hora y llevábamos diez kilómetros, teniendo en cuenta que nos esperaba una ruta de 101… Pero Victor y yo que somos los más positivos pensamos que la cosa mejoraría.

Pero subiendo para Alhama, algún capullo que se cree que España es suya ha roto el camino y nos vemos con unos pegotes de barro fangoso hasta el cuello. EL CONGRIO BESA EL SUELO EN UNA BAJADA,  si es que va como un loco y ademas las ruedas de las bicis parecían de madera. El Champo me mira mal dice que el barro no le gusta, y yo pienso ¡Pues hoy te vas a hartar! De pronto sale el tema de las cubiertas y Emilio dice que el es “inmune” que lleva tubeless y que lo único que le puede pasar es que se raje la cubierta, unos kilómetros más adelante está parado. ¡Qué te pasa! ¡Que he rajado la cubierta! Joder me podía haber metido la lengua en el c…

El Germán, que va como un tiro, me dice ¡Tío, has hecho esta ruta par que el Champo no venga más! Había más barro. ¿Y yo qué sabía que iba a haber barro y que al Champo no le gusta? A las tres horas de ruta llevábamos unos espeluznantes 25 kilómetros rompepiernas. Y llegamos a las puertas de Alhama, Victor se agallina y le entra la prisa, se va para Almería, no tiene remedio. Tenemos que bajar a Santa Fé y nos perdemos varias veces por el laberinto de caminos que hay por allí, esto supone un duro revés para la moral y el Champo decide que ya esta bien y se vuelve con Emilio para Almería.

Quedamos lo irreductibles, losmastrinkais, y eso que hasta aquí el tiempo nos respeta.

A partir de aquí comienza la parte buena de la ruta, la subida después de Santa Fé y la del camino hasta el Ricaveral. En la parte alta del Ricaveral comienzo a racanear no sabía si iba a llegar, el congrio y Germán sin problemas. Primero agua nieve, luego nieve hace frío y por paramos a comer un bocata en Las Alcubillas. Germán se ofrece a invitarnos a un vaso de vino en el bar del pueblo. ¡Ja, ja ,ja, si aquí no hay bar! Y nos sentamos a comer en la parada del autobús para resguardarnos de la nieve. Sale una muchacha de la casa de enfrente y a nosotros nos parece una ninfa. Cuando nos vamos la ninfa invita a Germán a entrar ¡Era el bar del pueblo! Declinamos la invitación porque ya no nos da tiempo ni a llegar de día. Empieza el disfrute, caminos tendiendo en bajada, la rambla rápida, el congrio eufórico y así hasta Gador. Ya en nuestro conocido camino de Pechina, el gustazo de comentar la ruta sabiendo que estaba hecha.

Nos despedimos y el congrio se despide con un: ¡Mañana qué! Yo le respondo con el lema de losmastrinkais: ¡KETEDEN! Y el Germán me pregunta ¿Es humano?

ibp

Datos GPS