QUE GRANDE!!! (Sierra Espuña 2008)

Escribo esta entrada para exponer mi punto de vista. Lo vivido este fin de semana, y así completar un poco el diario de viaje.

Viernes 7 de mañana. Agarro mi pico y mi pala como cada mañana y me voy a luchar con la vida.

A las 3 de la tarde llego a la casa, exhausto tras un largo y duro día de trabajo, pero el tiempo apremia. Mientras cago un rato recibo un mensaje cariñoso de nuestro querido y peludo ambus. Viene a recogerme. Aparte del cepo, un acelero recorre mi cuerpo. Seguro que se me olvida algo (sensación común a todos los viajes 5 minutos antes de salir), y era cierto. Me tuve que secar después de ducharme con la camiseta con la que había corrido durante 5 horas.

Pulsa en: Leer el resto del artículo, justo debajo de esta línea para leer lo que queda

Cojo mi bicha y cual es mi sorpresa. Coñoooo!!!! ya he pinchado y ni he salido de la casa. Rueda delantera pinchada de la última subida al puntal. Como adivinareis, mucho caso no le hice a la máquina después de la nocturna.

Bueno, ya se arreglará. Nos pegamos un pedazo de viaje cachondo con nuestro fistronavegador, con pérdida incluida. Pero bueno, sirvió para tener controlados esos bares donde las mujeres fuman.

Llegamos a ese pedazo de camping sexual, donde no se oía ni una puta mosca. Je je, los guiris nos daban la bienvenida con amplias sonrisas. Yo los miraba con cierta pena. Animalicos, que noche os espera.

Pepe y congrio a por los dorsales. Nosotros a la piscina, horario de 4 a 7, MIERDA!!!, pos pal bar, OTRA MIERDA MÁS GRANDE!!! Pos a encender la barbacoa. Empezamos con la birra, y la sensación de que no había bastante (8 litros para 3, eso es poco aquí y en Murcia, haya carrera o no). Los de los dorsales traen provisiones.

Empieza el jaleo, la alegría invade nuestros cuerpecillos y los sombreros fiesteros salen a escena. Tiki taka. Fiestecica. Pincho de cordero pa correrse. Carnaza a lo bestia. Se pega al riñón, mañana no pasamos frío.

Los pros se acuestan poco a poco. Ambus un bendito durmiéndose con la nana de un culo femenino sodomizado. Los cuñaos van detrás. El congrio se mete en su cueva, pero no duerme, la mar está brava.

Pepeeeee, ponte un martillazooooo!!!! se escucha fuera. Ojos desencajaos. Nervios a flor de piel. Cachondeo a raudales y exhaltación de la amistad. Que tenía yo que hacer mañana? Ahora no me acuerdo, mañana ya caeré.

De repente noto algo extraño por dentro. Esa sensación de la adolescencia, donde notas que el último vaso de ron nunca debió salir de su botella. Pepeeeeee, vamos pa dentro!!! Pepe estira su cuerpo a duras penas y se arrastrá a su cama. Por el camino y antes de tocar la cama ya emite su rugido atronador. Llegó la bestia parda. El congrio asustado sigue en su cueva, creyendo que esto no puede ser verdad. Mis sentidos confundidos, creen que el que ruge es el niño que se durmió con un culo sodomizado. Tengo frío, veo una toalla playera, esto me servirá. Jo, con la maletica tan apañá que me había preparao mi mujé. Cualquiera se pone ahora a escarbar. Casi las 5 de la mañana. Vaya trancazo!!!

7 de la mañana, toque de corneta, termina la siesta y empieza el calvario. Habéis visto alguna vez un tío vestido de ciclista, con su pulsómetro y todo, con la cabeza debajo de la ducha y minutos después echando la raba? pues no lo veais, es muy desagradable.

Ojos hinchaos, dorsal en mano, desayuno y preparación pa la salida. No llevo agua, no tengo fuerzas pa na. Salida neutralizada. Dios, casi me cuesta seguir el ritmo. Salida, para atrás, ya iremos poco a poco. Me quedo con Pepe, Pepe se va, veo al Ambus. Primer trago de agua, sabe a pota.  Llega el primer avituallamiento. Mientras la gente se bebe un par de vasos o tres de isostar, yo me bebo unos 7 u 8, y así sería en cada puesto de avituallamiento, y no exagero, quizás fuera alguno más.

Veredas guapísimas. Dos pensamientos en mi cabeza, Pepe sufriendo, Congrio corriéndose. Subidas, bajadas, estrechuras, anchuras, piedras, raices de árboles, agujeros, peligro. Tan variado que se hacía interminable. Llevabas 20 km. y parecía que llevabas todo el día pedaleando.

Decisión, corta o larga. Otro año será la larga y salgo hacia la corta, cuando llevo un par de kilómetros, noto que falta algo. Se me han caido las gafas, Miiiieeeerda!!!, me doy la vuelta, la gente me mira y me dicen que qué hago? Déjame que te poto encima!!! Pierdo unos 20 minutos y al final, no hay gafas. Pues tiro para adelante, y a partir de ahí bastante solico. Nueva vereda peligrosa (falta poco para caer a lo grande) y otra vez para arriba. Se oye que alguien ha caido y hasta ha quedado con convulsiones. Más subidas, más bajadas, y otra senda brutal. Madre mía!!! Tensión para arriba tensión para abajo. A alguno veo caer al suelo, lo levanto del suelo y yo sigo a mi ritmo.

Nos vamos al canal, que paranoia. Ya me parecía hasta peligroso el canal, aumento el ritmo y empiezo a coger gente. Ya se me está quitando la resaca, ya vamos llaneando. Que es eso? una rambla? Joder que completica la ruta de los cojones!!! Aquí me despisto y en una curva pillo arena y empiezo a volar. Caigo, me duele, no puedo levantarme, me espero un poco y me levanto a duras penas, me adelanta uno que ni me mira al pasar. Me subo, me duele, pero lo vuelvo a adelantar, que te den!!! Sigo adelantando y exprimiendo las bielas, llego al pueblo, doy la curva engrifado y me veo al de la organización con cara de pánico diciendo que frene por Dios. Ya hemos llegado, casi 70 km. después.

Me voy con el ambus que ya había llegado, nos pegamos una duchica, y por poco le metemos la picha en la boca a alguno, sin querer, que quede claro. Nos pensamos el masajico, pero nos dio cosa. Los cuñaos fueron más listos.

Llega el Bichito y termina su penitencia en esas sendas del averno. Llega el Congrio cabreado, ha petao la cadena. Que te pase a tí, que cuidas la bici más que yo a mi mujer… Al poco rato Dani, y cada vez es más grande el grupo que nos pegamos en la barrica.

6 cervezas niña, ponte 6 cervezas!!! Al final llegan todos y nos echamos un ratico bueno. Andaaaa que si fuéramos al camping ahoraaaaa, je je je. Ya para otro año.

Cafelico, algo de conversación y al coche. Parada en el 21 y vuelta al hogar. Me quedo durmiendo encima de una piedra. Me merezco un descanso.

PD: La ruta termina con un saldo de; sueño que te cagas durante varios días, gafas de bicicleta y reloj de pulsera perdidos (visto por última vez en el camping), diversas heridas y contusiones en gemelo, muslo y espalda, pero una agradable sensación, el buen sabor de boca de un buen fin de semana.

QUE GRANDEEEEEE LA RUTA!!! QUE GRANDES VOSOTROS!!! Y QUE GRANDE ESTE PSEUDOCLUB, QUE POCO A POCO VA AMPLIANDO SUS FRONTERAS Y SE VA DANDO A CONOCER.

QUE GRANDE TU BLOG, CONGRIO