DE VIERNES 12 A DOMINGO 14 DE OCTUBRE

Hoy viernes 12 de Octubre, Victor y un servidor como buenos patriotas, hemos salido con la bici a rendir un sentido homenaje a la enseña nacional y a la madre patria. Hemos elegido para ello una ruta conocida, la subida a Enix por el Quemadero. Este camino tiene su historia que seguro que algunos de los que dicen que la han hecho muchas veces, ni conocen. Es la antigua carretera, si carretera, a Enix. Hoy día parece increíble que por ahí haya habido tráfico alguno, pero cuando el cañarete era el Cañarete, ir a Enix por este camino suponía ahorrarte unos 15 km, cosa importante en esa época. Por cierto, el viaje a Enix en camioneta, duraba cerca de dos horas, lo que tardamos Victor y yo en llegar casi sin darnos cuenta. Y menos que hubiéramos tardado de no ser por el dichoso tramo de las piedras, mi teoría es que esas piedras las han puesto los militares que tienen arriba del camino un centro de observación del tráfico… marítimo del estrecho. Lo que no llego a entender es si esas piedras las han echado para facilitar el acceso o para entorpecerlo.

Mientras que Victor silbaba el himno nacional, chunda chunda tachunda…, ya estábamos en la fuente de Enix comiéndonos un plátano…de fruta, y tras un escarceo de ¿subimos a los molinos? Victor sin pensarlo se tiró de cabeza para abajo hacia Aguadulce. Como habíamos puesto a parir a la Montoya Family, decidimos pasar por su casa, por la de la madre (eso es un matriarcado), seguro que pillaríamos a alguno allí, y en efecto el mediano, Fran, fue víctima de varios hachazos verbales.

Sin más novedad desde Aguadulce a Almería fue un paseo por el Cañarete hasta la rambla de Almería donde nos esperaban los nuestros con banderas españolas en los balcones.

PARA EL DOMINGO

Aprovechando que nuestro amigo pakito está con la torta, por ahí por el norte, haciendo marchas ciclogays de esas de senderos bucólicos entre alamedas al lado del río. Propongo hacer la siguiente ruta de hombres: Almería, Antenas de Sierra Alhamilla, bajada por el cortijo de los Góngoras, Tabernas, Almería.

Para hombres fuertes, más fuertes que el vinagre, y dejarse de pamplinas.

Aviso: si no viene nadie, la hago SOLO.