EL BICHITO DE LA LUZ. La verdadera historia

Ya se que mis palabras no gustarán al protagonista de esta historia, pero bueno, al fin y al cabo compensa aguantar la ira de sus embites con tal de que la conozcáis, y así añadimos un capítulo más de violación a la privacidad de las personas.

Ayer, tal y como os dije en el blog, fui corriendo desde mi casa en Almería hasta la casa de mis padres en Aguadulce. No penséis que fue por ahorrarme la gasolina del coche. Al llegar, me encontré reunión del clan Montoya, al que me uní, siendo una tarde muy amena de conversaciones varias. Durante una de estas conversaciones me llama nuestro gran colega de fatigas, el señor D. Víctor para, entre otras cosas, narrarme detalles de la hazaña vivida esa mañana por nuestros camaradas Paco y Pepe. Al terminar dicha conversación, mi hermano Fran y yo comentamos este tema, y fue cuando empezó a hablar de la leyenda de un deportista de élite.

Hablamos de un atleta, de un señor que ha logrado grandes hazañas dentro del mundo del atletismo, forjado en grandes gestas, en grandes acontecimientos como la Maratón de Nueva York. Seguro que no sabíais, que a pesar del maldito muñeco que cogió, debido a que se saltó dos avituallamientos, quedó segundo español en la maratón, y seguro que tampoco sabíais que ese puesto le daba el pase a las olimpiadas, que no alcanzó debido a la maldita política. Seguro que tampoco sabíais que ese caballero que pedalea junto a vosotros bajó de 30 minutos en el 10.ooo (echad cuentas y temblad), y muchas más cosas que ya saldrán a la luz.

En definitiva, que cuando pedaleo junto a Pepe me invade un sentimiento de humildad. Pienso que pedaleamos juntos porque no estamos en su terreno. Si bajara de la bici y dijéramos de correr, posiblemente no, seguramente lo veríamos solo en la salida.

Pepe, desde aquí te digo que aunque te veamos con todos tus muñecos encima en Los Baños,  aunque quedes penúltimo en Sierra Espuña, y que las piedras del camino a veces se te hagan montañas, es para mí un orgullo pedalear junto a todo un deportista de élite.